1.21.- Raíces Canarias I: OROTAVA / TAORO / LA VERA.

OROTAVA / TAORO / LA VERA

Dice Bethencourt que Orotava tuvo también antiguamente los nombres de  Araotava, Aarotava y Arotava, siendo un lugar perteneciente al Achimenceyato de Taoro.

   Por otro lado, menciona Rixo que, según Abreu Galindo, los guanches la  llamaban Arautapale. Trataremos de encontrar el origen y significado etimológico  de estos nombres.

   En primer lugar, tenemos que Aur en vasco (idioma ibero como el guanche) significa “cuesta”. Encontramos como compuesto de esta raíz: Aurgora = “Cuesta arriba”, y Aurbera = “Cuesta abajo”. En segundo lugar, Guauro es el nombre  de un valle en Adeje (D. en 1588, según Bethencourt). Este nombre se ve compuesto de la raíz típica guanche  Gu + Auro, que sería el mismo Aur vasco. Ahora bien,  tenemos que la sílaba vasca Au se suele transformar en diptongo, con el sonido de O, como de Aur (que también significa “niño” en vasco), resultó Or en Chijoragi, nombre con que los guanches nombraban  al Niño que la imagen de la Virgen de la  Candelaria sostenía en su brazo derecho, según nos dice María del Pilar Rodríguez (Vid. nuestro  capítulo “Influencia Etrusca e Ibera en el Guanche”, donde hacemos un análisis etimológico de ese nombre). Este cambio Au/O lo encontramos  igualmente  en latín, en Lausa, que se convirtió en Losa, y en Auspex (Augur), de donde se derivó Hospicio. Por eso creo que de Auro (valle) se originó Oro, y de  Oro, Ta-oro = “El Valle”, donde la T debe ser eufónica, sin ningún valor ideológico. A es el artículo vasco (El, La), y Oro es el mismo Auro (valle) del Guauro, ya  analizado. O sea que, Taoro debe significar “El Valle”, como ha sido  conocido  tradicionalmente.

   Pasemos a analizar ahora el nombre vasco “Aurbera” = “Cuesta abajo”. Como  ya indicamos, Aur tiene en guanche el significado de valle, en tanto que Bera es  un nombre ibero-vasco que significa “bajo, abajo”.

   Es ineresante mencionar aquí que el primer rey ibero-guanche mencionado en las inscripciones del Hierro, según ya hemos mencionado, fue Tabera,  cuyo nombre podría estar compuesto de T-a-bera, o sea: “La Vera”. Es por ello que podría ser el Valle de Taoro la cuna del primer rey guanche de que se  tenga noticia. En cuanto a Arautapale, nos referiremos a la frase vasca: “Gora ta apal”, que significa “arriba y abajo”, donde Gora = arriba, alto; Ta = conjunción, con idea de  continuidad, y Apal = abajo, donde “ta apal” se ve como la misma “tapale” de

                                                                                                               Pág. 111

 


 

 

Arautapale. La e final es el artículo vasco (el/la), donde la “e” reemplaza a la “a”, fenómeno común en dicha lengua. O sea que Arautapale se descompondría etimológicamente así: Arau-ta-apal-e. Arau debe ser el mismo Auro (valle), donde se ha producido metátesis de las vocales, en tanto que el sonido consonante R ha permanecido inalterado. Ta indica, como llevamos dicho,  continuidad  con respecto al concepto  Apal = abajo, o sea bajada, y por último, E = el (artículo).

   O sea que, resumiendo, Arautapale significaría: “El valle  que desciende  hacia abajo”. De Arautapale debió  originarse Araotava, Aarotava, Arotava, y  finalmente Orotava.

Encontramos otros topónimos tinerfeños en que aparece la raíz Aur (valle). Así tenemos a Aurechón, según Aguilar = barranco, y Aurea, según  Bethencourt, región en Güímar, que yo creo hacen referencia al Valle de Güímar, Taurco, región en Buenavista, que yo interpreto como Ta-aurco, o sea “El Valle”. Es oportuno señalar que Buenavista es un pie de monte o semi-valle, entre la Cordillera y el Mar.

   Continuando con la raíz vasca Aur = Valle, tenemos en Turquía Tauro y Toro, nombre de un valle, el cual encontramos también en Gran Canaria. Epidauro es una población de Grecia, en la Argólida, nomo de Nauplia, en la costa del golfo de Eginia. Está situada sobre el golfo. Su nombre está compuesto del adverbio griego Epi = encima + Dauro, que viene siendo el mismo Tauro turco y Grancanario (coincidencia mencionada por B. Juan Báez), compuesto de Ta = El + Auro (del Aur vasco) = Valle (en forma de valle y astas del toro).

   Este Auro lo encontramos en Guauro, en Adeje y en Ta-oro (Ta-auro), valles en Tenerife, y en Epidauro, golfo en Grecia, ya mencionados. Cerca de Tauro y Toro en Turquía está Alepo, ciudad antiquísima  del Norte  de Siria, citada por los hititas y asirios. La forma del espacio que rodea a dicha ciudad parece las astas de un toro. Alepo debió tomar su nombre de Aleph, primera letra del alfabeto, que en hebreo significa Toro, y luego en el griego se llamó Alfa. Su figura, tanto en egipcio, como en hebreo, fenicio y griego, es de forma de ángulo agudo, con el vértice hacia la izquierda, semejante a la cabeza de un Toro, estando los extremos de sus lados unidos por una línea algo hundida hacia el vértice, que sobresale un poco a modo de las astas de un toro. Aleph parece ser una  palabra compuesta de A (el/La) + Leph, que debe significar “Toro”, por sí solo. De Leph creo se  deriva  Lepanto, nombre del golfo griego donde tuvo lugar la célebre batalla de su nombre ganada por los cristianos a los turcos, el 7 de Octubre de 1517, donde  participó Cervantes,  a borde de la galera Sol, habiendo sido herido en su mano izquierda, quedando inútil por el resto de su vida, por lo que paso a ser conocido  como ”El Manco de Lepanto”. La forma del golfo es similar a las astas de un toro.

   Tenemos igualmente a Lepus, nombre latino que significa “Liebre”, que creo se deba al corte o hendidura de su labio superior en forma de  ángulo agudo (de ahí “labio leporino”).

   En vasco, Lepeda = correa con que se atan las astas de los bueyes uncidos. Lepo es un verbo griego = cortar, que se corresponde con el verbo vasco Lepatu = cortar de un tajo la rama del medio, para que crezcan las dos laterales (que quedan formando una ganchada, a modo  de astas de toro, añado yo).

                                                                                                             Pág. 112

 


 

 

  Lepe  es el nobre de una villa y municipio de Huelva, Andalucía, España (y también de una localidad en La Gomera, según Bethencourt). Esta coincidencia ha sido señalada por María del Pilar Rodríguez.

   “Saber más que Lepe” es un dicho popular que significa ser muy perspicaz y advertido. Yo creo tiene su origen en Leph (de Aleph, nombre de la letra A), con la connotación de alfabetizado, ilustrado.

 

                                                                                                          Pág. 113