2.14.- BEREBERES Y ÁRABES

Autor:   Etimólogo Prof. Domingo Ruiz Guzmán.

Libro: Raíces Canarias, Volumen II

(Derechos reservados)

Bereberes y Árabes

Ya hemos indicado que tanto el Fenicio,  como el Hebreo, el Bereber y el Árabe, proceden de un tronco lingüístico semítico común,  así  como que el Celta y el Íbero tienen gran parentesco con el bereber.

Cuando la expansión de los musulmanes (siglo VII), llegó en su rápida carrera a someter las tierras del norte de África, los habitantes del Mogreb (como se llamaba entonces el antiguo Magreb, que ya hemos analizado etimológicamente en el capítulo Iberos), montañeses

 

                                                                                 Pág. 136


 

guerreros y duros se convirtieron a la nueva religión. Ante ellos se extendían las feraces tierras de la Península Ibérica, en la que agonizaba la monarquía visigoda. El único obstáculo era el Estrecho de Gibraltar, y después de algunos ataques infructuosos, los nuevos conquistadores desembarcaron, el año 711, en las costas de Alandalus,  y las fuerzas de Tarik y Muza, integradas por más berberiscos que árabes de raza, dominaron toda la península, en un plazo de siete años.

Quisiera hacer aquí una digresión para referirme nuevamente, como lo hice en el tema íberos (esta vez con más detalle), al nuevo nombre Mogreb, y a la evolución e intercambio de sus elementos lingüísticos, para una mejor comprensión.

En un principio se unieron los componentes MAG (Sol) y REB (Elevación), ya señalados con anterioridad,  para conformar el nombre Magreb = “Tierra de Occidente”, con relación a Egipto, Vid. pág. 61. Luego hubo una   separación de las dos raíces, que se reacomodaron así: MA (Lugar de, en árabe) + GREB (cuya raíz lingüística es GRB) = Occidente.

Así resultó Algarbi en Túnez, Algarb (Algarve) en Portugal, y Gibraltar en España,  con idea de “La Roca de Occidente”, según mi tesis. En GIBR se ha producido metátesis con respecto a GREB, como tenemos en Grabiel por Gabriel. Luego, Magreb se convirtió en Mogreb, conservando su significado de Tierra de Occidente. Posteriormente se separaron las raíces MO y GREB. MO pasó a significar Occidente, y GREB se convirtió en GHER, (fusión de las raíces GOR, de Gora y BER de Bera, ya analizados en el capítulo Íberos), con idea de río, barranco, laguna, bahía, valle. De ahí resultó Moguer (bahía y puerto de Palos de Moguer, en la desembocadura de los ríos Odiel y Tinto en

                                                                           Pág. 137

 


 

Huelva, con idea de «Bahía o Puerto Pantanoso de Occidente», donde Palus= Pantano en latín; de ahí Paludismo.

 

Encontramos presente el elemento BER, con significado de “hundimiento” (como en el íbero-vasco Aur-Bera= Valle abajo), en el río Al-berca (en árabe, Birca=pequeña laguna), junto a Gher, en Pedeguer, ambos en Alicante.  Es de añadir que en mongol, Gher es el nombre de la caseta de forma redondeada, que construyen con puntales de madera, y la recubren con pieles de camello. En este caso,  la concavidad es a la vez vertical y horizontal.

 Moguer se contrajo a su vez en MOG,  que encontramos luego en Mogán en Gran Canaria. Mogán se compone de dos raíces: MOG = Valle o Puerto de Occidente + An = Tierra, como tenemos en Tamarán, compuesto de Tamar= Palma o Palmera + An= Tierra, o sea Tierra de Palmas o Palmeras,  por lo que Mogán = Tierra del Valle de Occidente.

El municipio Mogán incluye a Veneguera, donde vemos la raíz Gher con la idea de Valle,  topónimo que sostenemos dio nombre a Venezuela. Ambos nombres los analizaremos próximamente.

Retornando al tema que nos ocupa, diremos que España estuvo sometida a los musulmanes cerca de ocho siglos.. Alhaquem II  (913-976) dividió a la Península Ibérica en Billad-Andalús o España Musulmana, y Billad  Arrum  o España Cristiana, y una franja al Norte, sin dominar. Luego, Billad Andalús fue dividido a su vez en  Ax Xark (Tierra de Oriente) y Al Musata (Tierra de en Medio) y Al Garb (Tierra de Occidente). Alhaquem II  hizo de la Universidad de Córdoba el centro educativo mayor del Mundo en su época.

                                                                           Pág. 138


 

El Andalus

Quisiéramos hacer aquí una disgresión relacionada con este topónimo El Andalús, en que interviene la raíz Lus, así como con Lusitania, en que también figura dicha raíz Lus.

Con referencia a El Andalús, nos dice el Diccionario Espasa que su nombre procede de los Vándalos, pueblo nórdico bárbaro de la Germania que se estableció en el Sur de Hipania (Vándalos Silingos), ocupando una franja que llamaron Wandalenhaus (Casa de los Wandalen), nombre de donde se originó Wandalisia (como en Galit-zia, según yo creo, nombre que debió transformarse luego en Wandalu-sia/Anda lusia/Andalucía, Andalús, El/Al Andalús).

Nosotros añadiremos que de la raíz Sil de Silingo (en alemán Silinge) procede Sile-sia,  (parte de Alemania,  Austria y Hungría).  Agregaremos igualmente que Wandalen (Vándalos) es un nombre germano, que hoy figura en alemán como Wandeln, plural de Wandel= cambio, mudanza. De Wandel se originó el verbo inglés Wander= errar, vagar. Lustwandeln = pasearse. Si  invertimos Lustwandeln, resulta Andalús. O sea que este pueblo Wandel  (Wandal),  perteneciente  a una rama de los Bárbaros, debió ser nómada,  de la zona norte de la Germania, idea que encontramos plasmada en la raíz  Wand (Pared,  Banda,  Franja,  Límite, Frontera).  Ambos conceptos (Banda y Errar) los hallamos muy bien  expresados en el nombre brasileño “Bandeirante”= “Descubridor, Explorador de las Fronteras”.

 Yo por mi parte creo que el verdadero origen de Andalús es Anda (de Wanda, de Wandalen) +  Lus-t, que en germano significa “Delicia”, o sea que Andalús significaría “Delicia de los Vándalos”.  Esta raíz Lust la encontramos formando parte de Lustgarten (Jardín Delicioso), de Ilusión e Iluso, con idea de Delicia.

 

                                                                                Pág. 139

 


 

Andalus fue convertido por los árabes en El/Al Andalus, zona que se extendía desde Huelva a Almería, y que más tarde pasó a denominar a toda la España Musulmana, al Sur, con el nombre de Billad Andalus, en contraposición a Billad Arrrum o España Cristiana, al Norte.

 Concluida la Reconquista, El (Al) Andalus pasó a llamarse Andalusía o Andalucía por los Cristianos.

 

Lusitania

 Este nombre,  que se corresponde con el actual Portugal, existió desde la época romana. Creemos que tiene origen Celta, pueblo del centro de Europa, que ocupó el sur de la Lusitania, varios siglos a.C.

 Este pueblo céltico lo encontramos en la Hispania Romana del siglo III a.C. como Céltico del Cuneus (Cuña del actual Algarve), al sur de Portugal, y como Céltico Artabro Lucense (raíz del actual Lugo), en Galicia.

 Pensamos que el pueblo Céltico del Cuneus debió introducir en el idioma portugués sus sonidos típicos nasales, que se ve son copia de los del actual francés, originados en la misma fuente gala, antigua lengua céltica de las Galias.

 

Por otra parte, el pueblo Céltico Artabro Lucense,  junto con el Galaico, también Céltico, debieron introducir el nombre  Gallecia (actual Galicia), que se ve es copia de Galitzia, antigua región austriaca, y hoy polaca. Los Célticos se establecieron también en el centro de la Península Ibérica, donde se fundieron con los Íberos,  conformando el pueblo Celtíbero.

 

                                                                             Pág. 140

 


 

Portugalia

Fue el nombre dado por los romanos a una parte de Lusitania,  conquistada en el siglo II a.C. Consta de Porto (de Portus latino)= puerto, en la desembocadura del río Duero + Galia, también de origen céltico. De Portu-galia procede el actual nombre de  Portugal.

 Pienso que debieron ser los celtas que importaron la raíz germana Lust= Delicia, para designar a ese territorio, Lusitania, que tomó la terminación Ania, para indicar Tierra,  como tenemos en Hispania, resultando Lust-ania,  donde se produjo el reacomodo Lus-Tania (como de Mag-Rev devino Ma-Greb, Vid. pág. 138), donde la T pasó a ser eufónica, como tenemos en Mauritania, Catania y Aquitania, en tanto que el primer elemento Lus tomó la desinencia I del nominativo plural masculino del adjetivo latino, convirtiéndose en Lusi, igual que Mauri,  (de Mauri-Tania), resultó de Maur,  dando como resultado final, ,Lusi-Tania, y así como Mauritania significa Tierra de mauri (Moros), Lusitania significaría Tierra de Lusi, o sea Tierra Deliciosa.

Lisbona

En Lisboa encontramos igualmente la raíz LUS. Su nombre latino más antiguo conocido fue Olyssipo, que creemos debió originarse en la  forma griega Olyssippos, compuesto de O (artículo)= El + Lyss (Lust)= Delicia + Ippos= Caballo, por la forma de boca de caballo de la Bahía, y de quijada,  del Cuneus. O sea que Olyssipo significaría: El Caballo Delicioso.

Los romanos debieron tomar el nombre de los Vándalos Silingos o de los Celtas de Cuneus hacia el siglo III a.C.,  como sucedió  con El Andalús y Lusitania acabados de analizar.

Los romanos llamaron luego a Olyssipo,  Lisbona (compuesto de Lust + Bona) = Delicia Buena, y Felicitas (Felicidad) Julia, según Plinio. Los árabes la nombraron a su vez Alexbona y Lischbuna, tomando finalmente el nombre de Lisboa, que,  por su origen griego, debería ser Lysboa.

                                                                             Pág. 141

 


 

Y concluida la digresión, retornamos al  tema principal que  nos ocupa, o sea Bereberes  y Árabes.

 El último reducto musulmán en España fue Granada,  donde se rindió su rey Abdallah (Siervo de Dios) o Abu-Abdillah (conocido en las crónicas castellanas como Boabdil el Chico), ante los Reyes Católicos,  el 2 de Enero de 1492,  cuando entregó las llaves de la ciudad y tomó el camino de las Alpujarras.  Como llorase,  al contemplar por última vez a Granada,  su madre,  la Sultana Aixa la Horra, le dijo:<< Razón es que llores como mujer, ya que no supiste defender tu reino como hombre>>. Desde entonces aquel lugar es conocido como “El Suspiro del Moro”.

 Ahora pasaremos a analizar la influencia lingüística Bereber/Árabe en el Guanche,  donde encontramos,  entre otras,  las raíces Ben, Gher, Guad, Tin, Tan,  Zert, Di,  Drim y Upu, que ya han sido tratadas con anterioridad. Nos ocuparemos en particular de Guadalupe, Venegara y Venezuela.  También lo haremos con Zulia,  nombre que resultó de Zuela (de Venezuela), contraído en Zul por Ortelius.

Guadalupe

Transcripción de unas palabras preparadas para sumarme al homenaje a la Virgen de Guadalupe,  Patrona de La Gomera,  con ocasión de la celebración de sus  Festividades en el Club Archipiélago Canario de Caracas,  el 15/11/2002.

 <<Su aparición se produjo, según la tradición, en tiempos del Conde Guillén Peraza, entre las décadas de 1430 y 1440, cuando una galera española la descubre en una cueva de la costa de Punta Llana. El capitán manda llevarla a bordo, pero añ tratar de continuar el viaje,

                                                                           Pág. 142

 


 

la nave no se movía, en tanto que las aves volaban de la nave a la cueva y viceversa,  como indicando el camino a seguir. Así se hizo y la devolvieron a su cueva,  avisando luego a los pobladores de San Sebastián, quienes se dirigieron al lugar, donde la veneraron y le improvisaron un rústico albergue. Desde entonces el Pueblo Gomero la tiene en su devoción y le dedica sus plegarias para pedirle ayuda en los momentos difíciles,  ayuda que sabe retribuirle, agradecido, con sus ofrendas que le lleva desde los lugares más lejanos imaginables,  a donde el destino le ha  asignado vivir,  por los favores y milagros realizados en su beneficio. Este culto lo estamos renovando y reafirmando hoy,  en este lugar,  al otro lado del Atlántico.

 Es afirmado por algunos historiadores,  como Bartolomé Juan Báez Rodríguez y María del Pilar Rodríguez Mesa, que la Virgen de Guadalupe,  al igual que la Virgen de Candelaria,  pertenece a la estirpe de las  llamadas Vírgenes  Negras,  de origen egipcio,  que tuvieron su foco de propagación en una aldea cercana a Marsella, de nombre Saintes-Maries de la Mer (Santas Marías de la Mar), cuyo nombre egipcio antiguo fue RA, y que aparecen luego, tanto en la costa peninsular mediterránea,  desde Cataluña a Andalucía, en la llamada Banda Guanche por el Prof. Báez, como en Canarias, entre los Siglos XIV y XV, en la época en que la sede del papado estaba en Aviñón (Francia). Es bueno acotar que el 15/11/1344, el Papa Clemente VI nombra por Bula Pontificia a  Don Luis de la Cerda,  biznieto de Don Alfonso el Sabio de Castilla y de San Luis,  rey de Francia,  Príncipe de la Fortuna, o Islas de Canaria, como se denominaba entonces a nuestro Archipiélago. Es también oportuno mencionar aquí que desde principios del siglo XIV, los Guanches fueron llevados a la llamada Banda Guanche por el

                                                                                     Pág. 143

 


 

Prof. Báez, primero a Aragón, luego al Levante peninsular y por último a Andalucía y Extremadura, a donde  trasplantaron su sangre, sus  costumbres, folklor, lenguaje y vocaciones religiosas,  como lo harían más tarde los Canarios,  muchos de los cuales partieron desde su lugar de reunión, en Sevilla, integrándose en las expediciones al Nuevo Mundo, a descubrir,  conquistar y colonizar, en la gran gesta de  España y de Colón.

 Agrega el Prof. Báez que el hecho de casi no figurar nombres guanches en las listas que se conservan  de esas primeras expediciones, se debe a que ellos fueron bautizados con otros nombres, como cristianos,  cual sucedió p.e. con Pelicar, último Mencey de Icod, que pasó a llamarse Blas Martín.

 Me referiré ahora al origen guanche de Guadalupe. Etimológicamente yo lo descompongo así: GUAD-AL-UPE o UPA,  pues en guanche se intercambian  la E y la A, como  tenemos en Teide/Teida.

 

GUAD  o  GUAI es una raíz ibero-guanche/bereber, que envuelve intrínsecamente la idea de AGUA, como cuando se aplica a Río o Barranco; Al es artículo, tanto en el idioma bereber,  como en árabe, con significado de El/La, y UPE o UPA es una raíz que en guanche significa Elevación,  como se le dice al niño ¡Upa!, o cuando el niño pide que le Upen. “A upa” significa “en brazos”.  Se usa también como “enorme”, y en el aspecto de dignidad personal, como “Jefe o Soberano”.  Así tenemos la forma popular  “Papa-Upa”,  con idea de Jefe y el inglés Up= Arriba,  y el verbo Aupar. Este aspecto semántico de Soberano,  lo encontramos en “Upal-Upa”, jefe tribal,  símbolo de la dignidad gomera, cuyo análisis etimológico completo lo hicimos en el capítulo correspondiente a los fenicios.

 

                                                                          Pág. 144

 


 

Con esta misma acepción semántica tenemos a la Virgen de Guadalupe, que se apareció en el  Barranco “La Villa” de Punta Llana,  por lo que su nombre Guadalupe se podría traducir como “La Reina o Soberana del Barranco”.  Reafirma el origen guanche del nombre Guadalupe,  el hecho de que en la isla de  Gran Canaria, existe el barranco llamado en guanche “Guadalupe”, y otros denominados Guaque y Guayaque, y en Tenerife los llamados Guaire y Guaidero.

 Dentro de la Banda Guanche del Prof. Báez,  encontramos a la Virgen de Guadalupe, en Cáceres (Extremadura), que en un principio fue considerada imagen genérica de la Virgen María, llamada con el  nombre también genérico de “Nuestra Señora”,  habiendo sido hallada en 1326 por el vaquero Gil Cordero.  Según el Prof. Báez,  el nombre Guadalupe lo recibió posteriormente, a partir del siglo XV, al igual que el mismo río Guadalupe, en cuya orilla fue hallada,  en época posterior a la llegada de los guanches a Sevilla,  quienes la bautizaron “Guadalupe” en su lengua.

 A propósito de las huellas de otras vocaciones Canarias en la Banda Guanche y en América, siempre de acuerdo al Prof. Báez, nos referiremos también en primer lugar al culto a la Virgen de Candelaria, el cual se celebra en Córdoba, en Granada, en Jaén,  en Almería y en muchos lugares de Málaga. Nos dice el Prof. Báez que “El Pilar” es vocación de introducción temprana de guanches en  Aragón, al igual que la Moreneta en Barcelona (Cataluña), donde igualmente fueron introducidos los guanches tempranamente. En segundo lugar encontramos la Virgen de Guía en Córdoba, y en tercer lugar añadiremos que  el culto a San Sebastián se celebra en Andalucía,  en Alcaucín, Algarrobo,  Archez, Arenas, Benamorgosa, Cómpeta y Frigiliana, lugares a donde

                                                                             Pág. 145

 


 

llegaron  los guanches en esa época, siempre, según el Prof. Báez.

 En cuando a la proyección del nombre y culto a la Virgen de Guadalupe, los encontramos en muchos lugares de la América Hispana,  como en Santa Fe (Argentina), Santander (Colombia), San José (Costa Rica), Camagüey (Cuba), San Vicente (El Salvador), las dos Antillas francesas (Guadalupe y Martinica), y “Villa  Guadalupe”, en Zacatecas de San Luis, Potosí (México), donde el 9 de Diciembre de 1531 se apareció la Virgen de Guadalupe al Indio Juan Diego,  quien recién acaba de ser elevado a los altares por S.S. Juan Pablo II, junto con  nuestro paisano, Hermano Pedro de Bethencourt,  nacido en Vilaflor, Tenerife, considerado como hijo propio de Guatemala.

 


 

(Sigue en el capítulo: 2.15.-  VENEZUELA Y ZULIA)

 

Pág. 146

Copyright © Todos los derechos reservados.