2.10.- IBEROS.

Autor: Prof. Domingo Ruiz Guzmán.
Investigador, Etimólogo y Poeta.

Libro sobre Etimología.

Título: Raíces Canarias, Tomo II.

(Derechos reservados)

Iberos

 

                                                                            Pág. 57

 


 

Iberos

 

Continuaremos ahora con el Pueblo Ibero, que dio su nombre a Iberia o Península Ibérica, dejando su huella especialmente en la parte del Levante Español, desde Cataluña y Aragón, hacia Murcia, y el Sur, llegando hasta Portugal. Por el Norte llegaron los  Ibero-Turdetanos hasta Santander, cerca de sus hermanos los Ibero-Vascos, que, aunque tienen gran coincidencia en su lenguaje con los Ibero-Turdetanos del resto de la Península, y con los Ibero-Guanches, y gracias  a ellos, con el acceso a su idioma, aún vivo, con una antigüedad de más de 6000 años, que puede parangonarse en este aspecto con el Chino, podemos ayudarnos hoy a descifrar el significado de algunos vocablos iberos (turdetanos y guanches), como lo hizo  el eminente lingüista inglés John Campbell, con la traducción de las inscripciones íberas del Julan de El Hierro, mencionadas en las págs. 22 y 23 de la Primera Parte de Raíces Canarias. Sin embargo, a pesar de esas grandes coincidencias lingüísticas, encontramos que no han tenido un intercambio y desarrollo paralelos, lo que nos conduce a inferir que llegaron desde su Iberia de origen, la actual Georgia  rusa, por vías distintas: los Ibero-Vascos por el sur del Continente Europeo, y los Ibero-Turdetanos, por el Mediterráneo. Los Ibero-Guanches procederían directamente de los Ibero-Turdetanos, aunque su lenguaje es coincidente,  en gran medida, tanto con éstos,  como con los Ibero-Vascos.

Basamos la afirmación que acabamos de indicar, en cuanto  a la distinta evolución establecida por Bethencourt Alfonso, en el Tomo I de su Historia del Pueblo Guanche, en el hecho de que un concepto tan fundamental en toda cultura, como es Dios, se exprese de distintas formas en ambos pueblos. En ibero-turde-

                                                                                                                                                                                                       Pág. 59

 


 

tano se dice Achiman; en sánscrito Sramana = sacerdote, mezcla de adivino y curandero; en japonés Ataman = jefe; en ruso, Ataman = jefe (cosaco); en amerindio, Chamán = adivino y curandero; en guanche, Ataman y Achaman =  Dios, en tanto que en vasco, Dios se dice Jainco.

El pueblo Ibero fue, después de los Ligures y Tartesios, el más antiguo en aparecer en época histórica, en la Península Ibérica.  Se dice que los Turdetanos tuvieron una antigüedad de  6.000 años, al igual que los vascos, pero lo que sí se ha podido confirmar a través  de restos arqueológicos, es su existencia en la Península Ibérica desde el siglo VI a.C. Los íberos tuvieron intercambio con  los Celtas,  especialmente en el Centro, dando lugar a la llamada  Cultura Celtíbera, así como con los ligures y tartesios, primero, y luego con los fenicios,  griegos y romanos. De la fusión de las culturas Ibera, Fenicia,   y Griega,  procede la llamada Cultura  Hispánica, de entre los siglos VI – I a.C. Muestra emblemática de esa cultura es la Dama de Elche, con rasgos iberos, fenicios y griegos.

Existen vocablos bereberes y árabes que evidencian gran parentesco con el íbero. Así tenemos p.e. el vasco Guai, el guanche Guad y Guai, y el bereber Ouad (Uad), todos ellos con idea de Agua. Guadiana, compuesto de Uad (río)  +   i (eufónica) + Ana (de nosotros) = «el río de nosotros», en contraposición al «río Miño», o sea «río Mío».
Guadalquivir, se compone de Uad(río) + El-Kebir=  «río El Grande», o sea, “el río Grande”.

También tenemos que saludo  se dice Agur en vasco, y Aguul en árabe.

                                                                                                                                             Pág. 60

 


 

Se ha llegado a teorizar que el idioma íbero procede del bereber. Yo creo, por mi parte, que el parentesco radica en un origen común (Mesopotamia, Cáucaso y Asia Menor), desde donde se extendieron esos vocablos hacía la Península Ibérica, por el sur del Continente Europeo, y Mediterráneo, y hacia la Libia y Berbería, por el norte de África y Sahara.

Este origen común lo volvemos a  encontrar en el mismo topónimo Iberia. Observemos que hay una raíz BER que se repite tanto en Bereber,  (Ber-Ber), como en I-ber-o. Para establecer este origen lingüístico común, partiremos de la voz egipcia Rebu, donde la u posee valor de  artículo (el/la), como tenemos en Pecu latino,  con significado de ganado, y en Isu Persa, como “cubierto de hielo”. Este Re de Reb debe ser el mismo RA (Dios/Sol) egipcio. La B final de Reb y la B inicial de Ber deben envolver la idea de movimiento. Así tenemos que la B de Rebu implica Movimiento de Elevación del Sol. Reb lo encontramos igualmente en el  proto-germanánico con el mismo significado que en egipcio, o sea, de Sol/Elevación, en Weinreb = Sarmiento o Majuelo, que es el brote de la Vid, que se eleva con el Sol, y luego desciende, por gravedad.  Weinreb consta de Wein = Vino + Reb = Elevación y descenso, por efecto del Sol. Majuelo procede del latín Malleolus (Viña nueva que da fruto).  Consta de Maj (Mag, de Magi o Magec) = Sol + Well(de Wella o Welle germana) = Honda, Ola,  con idea de concavidad, o sea, elevación y descenso). Los egipcios significaban con el término Rebu, el territorio del Norte de  África, que quedaba a su Occidente, y que los griegos convirtieron Reb  en Lib. LIB + IA= Tierra, dio lugar a Libia, pues en egipcio no hay L. Es de añadir que en Mauritania hay un lugar de nombre Lebu, en que encontramos el mismo intercambio fonético R/L,  que luego hallaremos repetido muchas veces,  y que incluso fue trasladado más tarde al Nuevo Mundo, especialmente a Cuba, y a Barlovento (Venezuela). Es muy significativo que esta B inicial de la raíz I-BER (de I-BER-IA, la ac-

                                                                                  Pág. 61

 


 

tual  Georgia rusa), la encontramos es ruso, con idea de movimiento, en BODA = Agua corriente, que se ve procede de ODE (Odye)= Agua en reposo.

De Reb, por ese intercambio R/L,  surgió Ha Lebonah (hebreo), Lebanon (inglés)  y Libanus (latín) = Líbano (el lugar donde nace o se eleva el Sol), Levare, Levante, etc.,  todos ellos con idea de Elevación. En Lebanon (Lebonah, Libanus) encontramos los siguientes elementos: LE (RE) = Ra (egipcio) = RI (chino) = Dios Sol +  B = partícula que en ibero-vasco envuelve la idea de movimiento, y como también tenemos en el griego ANA= arriba, que originó BAN (aoristo 2º del verbo Baino = subir) + On =lugar.

Al unir la raíz Mag (Sol) con Reb, resultó Magreb, que venía siendo el Rebu egipcio, y la equivalente  Libia griega, o sea, la franja de tierra del Norte de África situada al occidente de Egipto, que baña el Sol con su luz, en su camino, durante el día. Luego se produjo una metamorfosis en esa palabra Magreb (Mag-Reb), recomponiéndose en  Ma-Greb, donde Ma  pasó a significar “lugar de “, como tenemos en el árabe Madrasa, compuesto de Ma = lugar de + Daras = Estudiar, o sea que  Madrasa = Escuela o Lugar de estudio. Greb pasó a significar Occidente. Es bueno indicar que la raíz lingüística  de Greb es en semita, GRB.

Como el lugar más occidental, al principio, era Túnez, fue fundada allí Al-Garbi, donde vemos la misma raíz GRB. Luego los árabes fundaron Gibraltar (Gibr-al-t-ar),  donde Gibr contiene también la raíz GRB, que ha sufrido metátesis (GBR por GRB), con significado de “La Roca de Occidente”, y Al Garb (Algarve) en Portugal, con la misma raíz GRB,  y con el mismo significado de “El Occidente”. También encontramos Magerit (Madrid), donde la T final reemplaza a la B de la raíz GRB, con el mismo significado de “Lugar de Occidente”.

La raíz Ma de Magreb se trasformó luego en Mo. Asó lo vemos en Mogher (Palos de Moguer),

 

                                                                            Pág. 62


 con significado de “Bahía de Occidente”, como analizaremos en el capítulo “Bereberes”, con más amplitud. También encontramos este cambio Ma/Mo, en Mogán, en Gran Canaria, como veremos en el mismo capítulo que acabamos de señalar. Ahora nos referiremos a la raíz ibero-vasca BER, la cual encontramos formando parte de Bera (Cuesta abajo o Valle abajo), en Aur Bera. Bera consta de Ber + A, siendo A una partícula intensiva, especie de artículo (el-la). Encontramos a Bera, con idea de “Parte baja del valle”, en La Vera (parte baja del Valle de Taoro u Orotava). Es oportuno señalar aquí, que ha habido un error  al escribir Vera por Bera (como se hace en ibero-vasco). Este BER tiene una composición similar a REB, pues debe estar formado por B (con idea de movimiento) + ER, elemento que encontramos en el ERE guanche, pequeño depósito de agua  que se forma en los huecos del subsuelo, bajo la arena, procedente del escurrimiento de las quebradas, como hallamos en los Eres cerca de la Cueva del Hermano Pedro, en Granadilla, Tenerife. Este ER lo encontramos en ibero-vasco, formando parte de ERA= molleja = estómago o depósito de las aves granívoras.  La A es el artículo. En Lanzarote se llaman Jerias los huecos que se hacen excavando las cenizas, bajo las cuales se encuentra la tierra fértil,  donde se siembra. Es el mismo ER de Era (latín), del guanche Xerax y el griego Xeranx = Cueva. Idea de Hueco. Este elemento BER  que estamos analizando, con idea de Descenso, es opuesto a REB, tratado anteriormente, con la idea de Elevación. Entre REB/BER encontramos una copia de la relación de las raíces griegas DE/DEN (idea de ascenso / des- censo), como tenemos en Ande (hacia la cima). Reb se refiere al Ascenso o Elevación del Sol en el Este o Naciente, en tanto que BER se refiere al descenso o Puesta del Sol en el Occidente o Poniente). El elemento BER con idea de Occidente, lo encontramos en forma independiente en el pueblo Ber-Ber (Bereber), donde la repetición de BER implica énfasis, con idea de Occidente extremo, como lo es en realidad.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                Pág. 63

 


 

 Ahora nos referiremos a la forma ibero-vasca Aur Gora =Cuesta o Valle Arriba, antónimo de Aur Bera. El elemento Gora es el opuesto de Bera, y lo encontramos en distintas latitudes,  desde Rusia a Norteamérica (Niágara), como Gor (Goro, Tagoro), Gora, Gara, (Garoé, Garachico, Garajonay), Lagar, Angar, Garaje, Gory, etc., siempre con idea de altura o elevación.

En el alemán Berg = Montaña, encontramos presentes las dos raíces vascas: BER (de Bera) y G (de Gora), con idea de ascenso/descenso, en el sentido de convexidad, que es el que en realidad envuelve el concepto “Montaña”.

Ahora vamos a referirnos a otro elemento que contiene igualmente estas dos raíces vascas (Gora y Bera), pero esta vez en el sentido de  concavidad,  hueco, hundimiento, tanto en el plano vertical, como en el horizontal. En el plano horizontal lo tenemos en el Gher o Ghir bereber (Guera/Guere/Güera/Güere) con idea de río, barranco, valle, bahía, golfo y laguna, donde encontramos: G (de Gora) y ER (de Bera). Hallamos también esta raíz Guer, con idea de concavidad, en el plano vertical, como Gher, la casa de campaña del Pueblo Mongol, redonda y cubierta de pieles de camello.

También vamos a referirnos a la raíz vasca Aur = Valle, que encontramos en Aur Gora y Aur Bera (Valle Arriba y Valle Abajo, respectivamente). Esta raíz Aur es antónimo de la germana Berg, acabada de analizar.  Envuelve idea de concavidad, o sea de Descenso/Ascenso y  v.v. También encontramos esa raíz Aur (de Aura),  contenida en Tauro = Toro (donde la T inicial es eufónica, propia tanto del bereber, como del celta y del irlandés antiguo), nombre de un valle en Siria y Gran Canaria, el cual en hebreo y fenicio es Aleph, donde la A inicial es artículo, por lo que la verdadera raíz es Leph = Toro. Observemos que las astas del Toro

 

                                                                                  Pág. 64

 


 

tiene forma de UVE (forma de valle, río, golfo, etc.).De Leph se deriva el nombre latino Lepus = liebre, por la forma de su labio superior, con un corte en su centro.  De lepus/leporis, procede el nombre de labio leporino. De Leph se derivó también Lepanto (golfo en Grecia), y Lepe, nombre de un municipio en Huelva, así como de una localidad en La Gomera. Lepatu es un verbo íbero-vasco, que significa “cortar el gajo central, para qué queden los dos laterales en forma de ganchada”. Lepeda es la correa con que se atan las astas de los toros uncidos.

De Aleph procede Alepo, ciudad siria situada en la rivera de una laguna con forma de astas de toro, en el valle de Tauro. De Aleph procede igualmente el nombre Alfa de la primera letra del alfabeto griego, por su forma de astas de toro. Alfa se llamó luego A en latín. De Alfa + Beta, voz semita que significa Casa, se derivó Alfabeto. La voz semita Beth la hallamos en Bethlehem = Casa del Pan o Panadería, donde Lehem = Pan. El concepto Aleph (Alfa), con idea de ilustración, lo encontramos reflejado en Lepe, calificativo que se da al que sabe mucho: “saber más que Lepe”.

El elemento Tauro lo encontramos como Dauro en Epidauro, nombre de un poblado en lo alto de un golfo (Epi=sobre, y Dauro = golfo) en Grecia.  Este intercambio T/D lo hallamos luego en ibero-guanche, en el intercambio Tauque (Tanque)/Daute en Tenerife, con idéntico significado de fuego o volcán. Es bueno recordar que en íbero, Khe = Te = Che (humo, calor, fuego) con idea, en este caso, de lava o volcán.

 

                                                                           Pág. 65

 


 

Después de hacer toda esta investigación y llegar al significado de la raíz BER, ya estamos en capacidad de analizar  el topónimo originario Iberia, el cual creemos encontrarlo en Beria, nombre procedente de Georgia, situada en el Cáucaso, al occidente de la Siberia rusa, lindando por el oeste,  con el Mar Negro. Esa voz Beria la hallamos en el nombre Beria, Lavrenti P., político ruso nacido en Georgia (1890-1953).

Beria consta de dos raíces: BER, que debe ser, la misma Ber íbero-vasca= Occidente, según hemos ya analizado + IA = Tierra, o sea que Beria = Tierra al Occidente (de Sibir).  Al anteponer a Beria la raíz I (del griego Ydor o Hydor)= Agua, referida al Mar Negro, que queda a su oeste, resultó Iberia/Hiberia, con significado de  La Tierra junto al Mar Negro, situada al Occidente de Sibir (Siberia). En cuanto al río  Iberus/Hiberus, debe ser alguno de los ríos de Georgia.

El nombre Iberia/Hiberia debió tener su origen en Sibir, ciudad tártara situada al este del río Ural,  que los cosacos  destruyeron en el siglo XVI, a la que ha reemplazado Todolsk. La denominación de Sibir se extendió luego, poco a poco, hacia los territorios más al oriente, con el nombre de Siberia,  a medida que progresaron las conquistas de los cosacos.  O sea que Sibir envuelve la idea de  occidente,  con relación  a la gran Siberia,  que se extiende a su este.

Encontramos en ruso que la raíz Bir (de Sibir) envuelve la idea de Viraje, Virada, Línea de Cambio, por ser el Fin de la gran Estepa Gélida, que queda a su Oriente, o sea que Sibir envuelve, como llevamos dicho, la idea de Orilla u Occidente con relación a Siberia.

                                                                               Pág. 66

 


 

La raíz SI de Sibir (que pasó luego a ser  Siberia, la estepa gélida), viene siendo la misma SI de Siwa, el célebre oasis egipcio unido íntimamente a la gesta de Alejandro Magno, con idea de Agua, al igual que WA (Gua, también Agua). Esa raíz Bir la encontramos en latín en virare = virar, volver,  dar vuelta, verbo que se deriva a su vez de  girare = girar, el cual procede del adjetivo  griego gyros-a-on= redondeado, que nos  lleva al Ghir/Gher bereber, con idea de  concavidad, y al Ber vasco, con significado de occidente, que acabamos de analizar.

También encontramos la raíz ibero-latina BIR en el héroe íbero-hispano Viriato, quien murió defendiendo la inmortal Numancia. Al  decretar el pérfido pretor romano Galba la matanza general de los rebeldes, el pastor se convirtió en guerrillero, y, al frente de los naturales (147 a.C.), derrotó a la tiranía romana en múltiples combates. Sólo fue vencido, apelando a la infidelidad de uno de sus soldados, quien, cuando acudió a cobrar su soborno del jefe romano, éste le espetó esta sentencia lapidaria: “Roma no paga traidores”. En el nombre Numancia descubrimos su origen  oriental, compuesto de NU, raíz que encontramos en Numen (Nu + Men = Altura), en Nube, y  en Noel (Nuel), personaje folklórico, que en  Francia, según las creencias infantiles, distribuye juguetes en las noches, durante la Navidad, en los zapatos, que han dejado los niños en las chimeneas,  al igual que los Reyes Magos en España, Santa Claus o San Nicolás, en los países nórdicos, y el Niño Jesús en Venezuela, todos ellos referidos al nacimiento del Hijo Dios. De ahí infiero  que Emmanuel (Dios con nosotros, según la Biblia), tiene la siguiente composición etimológica: Emas (griego) = con nosotros + Nu = Espíritu, Dios + El = Hijo de, o sea “Hijo de Dios con nosotros”.
El otro elemento  de Numancia, o sea Mancia,  es el nombre griego Manteia=don de adivinación, de donde procede Magia (latín) de Quiromancia, Cartomancia, Nicromancia, etc.

                                                                                  Pág. 67

 


 

Maguncia, ciudad alemana del land de Rhenania/Palatinado, al igual que Numancia, debió ser un lugar de adivinación,  una especie de oráculo. En Maguncia concluyen las raíces Magi (Sol en persa, y Magec= Dios en guanche)+ Manteia (griego) = Magia. En Magiar encontramos también la raíz Magi + Ar = Tierra, o sea,  Tierra de Magia. Magiar se llamó también Hung = Grande, Extenso, en chino, + Aria = Tierra, o sea, Tierra Extensa. Hungaria se llama actualmente, Hungría.

La raíz NU de Numancia, nombre que consideramos de origen íbero, la volvemos a encontrar en Onuba, nombre íbero original de Huelva,  el cual se descompone, según nuestro criterio, así: O-NU-BA.  O sería la EAU gala (se pronuncia O) = Agua +NU (Altura/Profundidad, como acabamos de analizar) + BA (idea de Agua). Esta raíz BA la hallamos en los nuevos nombres Wel-bah  y  Ga-el-ba, que le dieron los árabes, al apoderarse de Onuba en el año 713 A.D. El elemento Wel, que es el mismo actual Huel (de Huelva), equivale al Gher/Ghir bereber, ya mencionado, con idea de concavidad (río, barranco, valle, bahía, laguna, golfo, como analizaremos más ampliamente en el capítulo dedicado al topónimo Venezuela, donde Guera (de Veneguera), se transformó en Wela/Vela/Uela. Gher/Ghir (de Guera)  es el mismo Gar (del Ar-Gar tartesio, que dio lugar al Al-Gar árabe, de Traf-al-Gar) ya analizado en el  capítulo correspondiente a los Tartesios, en el otro nombre árabe alterno, Ga-el-ba, encontramos la raíz GA del Gades fenicio.

La raíz BA de Onuba,  Huelva, Welba y Gaelba, con idea de  Agua (bahía o ribera), la encontramos igualmente en Córdoba y Badajoz, al igual que en Alcazaba (Agadir); en  Bahía (del catalán Badía); en el inglés Bath (del alto alemán Bad) = Baño; en Baden (compuesto de Ba = Agua + Den/Dan = Tierra baja, poco pro-

 

                                                                             Pág. 68

 


 

funda) en Austria, Suiza y Alemania; en Basilea; en Basora en Irak; en Sibora (Sibara) en Los Silos (Tenerife); en Sibaris y en Bari (Italia),  y en Vado (derivado del verbo latino Vado=Vadear.

De Onuba, con idea de Agua-Elevación (Nube),  devino Niebla, ciudad y municipio de Huelva, p.j. de Moguer. Niebla fue llamada también Lebla por los árabes. Anteriormente había sido nombrada Ilipia por los romanos.

 

Odiel

Nos referimos ahora al río Odiel, en la provincia de Huelva. Este nombre Odiel debe  estar compuesto de Odie + El. La raíz Odie la  encontramos en ruso en Odye = Agua. La raíz El debe tener valor de diminutivo, como IL en  Genil. Este Odie (Ode) ruso es el mismo Oda de Boda = Agua corriente, donde la B inicial le añade la idea de Movimiento, como hemos indicado en este capítulo. Es oportuno añadir que en griego, Ydor = Agua. Esto nos induce a pensar que  ese nombre ruso Odiel, haya sido introducido por los  íberos, procedentes del Cáucaso,  que fueron los mismos que bautizaron a Iberia y Onuba.

Continuando ahora con Sibir, tenemos que,  una vez destruida, recibió el nuevo nombre de Tobolsk, ciudad situada junto a los ríos Irtish y Tobol. Tobolsk es una de las más hermosas poblaciones de Siberia, donde estuvo detenida por algún tiempo la familia imperial rusa. En Irtish tenemos dos raíces:Ir = Roca + Tisch (alemán) = Mesa, o sea que Irtish debe significar Meseta. Tobolsk consta a su  vez de Tobol (la Tabula latina) = Mesa, y la  Tol gaélica (de Dolmen = Mesa alta, donde Men es raíz Íbera= Elevación, según mi interpretación, y Stol ruso = Mesa) + SK, raíz que encontramos en ruso con idea de Altura, como en los Montes Moskva, Atadanski,    Kovinsk y Tarnoskie Gory. También hallamos dicha raíz

 

                                                                          Pág. 69

 


 

SK, en el nombre inglés Sky = Cielo, Firmamento, con la misma idea de Altura. O sea que Tobolsk debe significar Mesa Alta (Meseta), que es la misma idea de Irtish.

Hiberia (Georgia), y su río Hiberus, tienen las mismas raíces de Sibir y Siberia, raíces que luego sembraron los Híberos en sus expediciones a través  del Mar Negro,  el Mediterráneo y el Atlántico, bautizando con su nombre a Skyperia (Actual Albania),  al río Tiber (Italia), al río Hiberus (Ebro) e Hiberia  (Península Hibérica) y finalmente a Hibernia (Irlanda).

Creemos que Skyperia es la traducción griega  de Hiberia (Georgia).  A la raíz SKY le encontramos dos orígenes.  El primero de ellos lo hemos indicado en la pág.  92 de Raíces Canarias  I, o sea: S = Blanco + KI (de Jion griego)= Nieve. La segunda es SK = Altura, elevación, en referencia a la orografía + HI  o  I (de Hydor griego) = Agua. Por su parte,  Per es la misma Ber  (íbero-vasca) = Occidente (con relación a  su Hiberia o Georgia  de origen), o sea que Skyperia significaría “Tierra de Blanca Nieve o Tierra Elevada de Occidnte”, con relación a su Hiberia de origen.

También  tenemos el río Iberus (Ebro), que tiene la misma  composición etimológica y significado que Tíber, o sea: Río de Occidente, con respecto a Georgia o  Iberia  de origen.

 

                                                                               Pág. 70

 


 

Los íberos bautizaron luego a Iberia (Península Ibérica), que consta de I =  Agua  (referida al Mar Mediterráneo) + BER = Occidente + IA = Tierra, o sea: Tierra situada al occidente el Mar Mediterráneo.

Los  griegos tradujeron luego el nombre íbero de Iberia o (Península Ibérica), como Hesperia, compuesto de Héspera (el  Occidente) + IA= Tierra. La A final de Hespera es artículo = La.  Hesper está compuesto, en mi opinión, de  Hes = Is (partícula final del  concepto Río,  como tenemos en Éufrates, Ganges, Tigris, Isis ) =  Agua, que es la misma HI de Hiberia.  Per es el mismo Ber vasco, con idea de Occidente +  IA = Tierra. Este intercambio P/B de Per/Ber es igual al encontrado entre España y Asbanya (en árabe). Resumiendo, Hesperia significa Tierra situada al Occidente del Mar (Agua) Mediterráneo.

Los romanos tradujeron a Hiberia/Hesperia como Hispania, con el mismo significado de  Agua-Occidente-Tierra (límite extremo del Mar Mediterráneo), donde His = Agua, Pan es  un fonema chino que significa orilla, borde, límite (en su camino hacia Occidente) e IA = Tierra o País, que es la misma idea del Bir (Ber) de Sibir, ya analizado.  Esta raíz Pan acabada de mencionar, con idea de Occidente, la encontramos en Túnez, al norte de Cartago,  en Banzart (actual Bizerta),  como Ban, junto a Zart, que es el, mismo  Zaret (de Nazaret, Genezaret y Lanzarote, que analizaremos más adelante), con idea de “Zaret de Occidente”, en el capítulo Fenicios y Cartagineses.

Es oportuno mencionar que en Cartago también tenemos la raíz china Go (Kuo = país), y que al sur  de Banzart está Garbi, con significado de occidente, como ya hemos analizado.

                                                                             Pág. 71

 


 

Añadiremos que los íberos tradujeron a Gades fenicia (actual Cadiz) como Gadir, y a la bahía de la costa atlántica de Marruecos, que los árabes llamaron luego Alcazaba, como Agadir.

El topónimo Hibernia (actual Irlanda) tiene el mismo origen del verbo latino Hiberno = invernar,  y que Hiberia (actual Georgia).  La composición etimológica de Hibernia es,  según mi criterio: Hi = Agua (idea de Invierno) + BER = Occidente + N diacrítica (para diferenciarla de Hiberia o Península Ibérica, que ya existía) + IA = Tierra, o sea que Hibernia significa: Tierra Invernal en el Occidente., con relación a Hiberia originaria o Georgia.

Una vez analizada su escala previa en Iberia, (Península Ibérica), trataremos la influencia del Pueblo Ibero en Canarias.

Según indicamos en la Primera Parte de Raíces Canarias, págs. 21/23, Juan Bethencourt Alfonso hizo un estudio minucioso de 56 inscripciones íberas grabadas en la roca en el Julan de El Hierro, y 2 de Gran Canaria, en el Tomo I de su Historia del Pueblo Guanche, que han sido magistralmente traducidas por el eminente Profesor inglés Johan Campbell,  y datan de entre  los siglos I a.C. y I A.D.,  y que son un valiosísimo  documento viviente,  que nos demuestra que  Canarias tuvo su Protohistoria, pues la Historia comienza con la escritura.

Estas inscripciones nos atestiguan que los guanches poseían para entonces, además de la escritura (incluido el lenguaje bustrofedón),  que hoy,  pese a nuestros supuestos adelantos,  no somos capaces de dominar, poseían, repetimos,  leyes, moneda, impuestos,  comunicación marítima con Roma, de la que dependían ( y por

                                                                            Pág. 72

 


 

ende entre las  islas del Archipiélago),  control ecológico del ganado, etc., elementos que nos hablan de un  sustancial desarrollo cultural.

Además de esas  inscripciones, tenemos los  siguientes nombres, también de origen íbero, los cuales han sido ya analizados en la Primera Parte de Raíces Canarias: Teide, Echeide,  Tenerife, Orotava, Taoro, La Vera, Garachico,  Tauque (El Tanque), Daute,  Teniques/Cheniques,  Peniche y Garoé, entre otros.

Destacaremos aquí que Daute es sinónimo de  Tauque, pues la D inicial se  intercambia con T, como tenemos en Tauro/Epidauro,  y la T de Te, con la Q de Que, K de Khe, y Ch de Che, como en íbero-vasco e íbero-guanche, con idea de   humo/calor/fuego, según hemos indicado en las págs. 65/66 de la Parte I de Raíces Canarias.

En el capítulo dedicado a la expedición del egipcio Setápes (siglo V a.C.),  hicimos referencia a Sylois (actual Los Silos –Mapa  4A-, según  mi tesis), que  consideramos es la misma Sibora y Sibara, mencionada esta última en la inscripción del Julan, que Bethencourt distingue con el No. XI), y que creemos es  réplica de Sibaris, antigua ciudad de Italia en Calabria, nombre del cual queda actualmente Bari, en la Puglia (Italia). Tanto Sibora, como Sibara envuelven la idea de Viento, como hemos  indicado.

Estas coincidencias lingüísticas unidas a los recientes hallazgos arqueológicos  en Buenavista, en la misma Bahía Sylois, que acabamos de señalar, creemos que demuestran inequívocamente la importancia de esas inscripciones, y su validez documental e histórica.

                                                                          Pág. 73

 

 


 

Antes de concluir con el capítulo Íberos, nos referiremos al verbo íbero-vasco Irauzi = derribar una roca, y también levantar tierra con laya (pala). Irauzi consta de dos raíces: Ir + Auzi o Ausi = quebrar,  romper.  Esto nos permite confirmar lo dicho en la pág. 69 de la Primera Parte de esta obra, de que IR =piedra, y que Menhir = Piedra elevada, pues Men = Alto, en  íbero-vasco.

                                                                       Pág. 74.


 

Copyright © Todos los derechos reservados.

Continúa en pág. 75, en capítulo: 2.11.- «Fenicios y Cartagineses».