2.5.- EXPEDICIÓN DE HANÓN. Raíces Canarias II: aproximación al origen etimológico de algunos topónimos y de otros nombres canarios.

Autor: Prof.  Domingo Ruiz Guzmán,
Investigador, Etimólogo y Poeta.

Libro sobre Etimilogía.

Título: RAÍCES CANARIAS, Tomo II

(Derechos reservados)

 

Expedición de Hanón

 

Antes de tratar la Expedición de Hanón, diremos que,  en nuestro concepto, hay tres elementos que influyen en forma decisiva para la escogencia de la Bahía de Los Silos por parte de Setaspes y Hanón. Ellos son: el Mar, el Viento y el Promontorio, que, conjuntamente con la Ensenada conforman dicha Bahía. Esos elementos están identificados lingüísticamente en Sylois y Soloeis (pág. 23),  y también en Sibora (pág. 24), y en Xeras (de Xeras Hesperu y Hesperu Ceras, pág. 33,  así como de Notu Xeras, pág. 38). Por otra parte, Theon Ochema (pág. 35) identifica al Volcán Teide, y Hesperu a las Hespérides, lo que nos ha llevado a colegir que esos topónimos son tinerfeños.

Sylois, como llevamos dicho, debe ser el mismo Siroco, nombre del viento que en árabe se llama Xoruc, con significado de Suroeste. Xoruc debe contener las raíces árabes Xarc (Este) y Sud (Sur). Se da el nombre de Xoruc  a  un viento que sopla del S.O., en la costa del Mediterráneo, proveniente del Sahara. En Egipto se   le llama Simun. Añadiremos que el Viento Alisio, que sopla del Este al Oeste, es llamado en Canarias “Leste”, nombre portugués. En dicho idioma, Este se dice Leste.

 

                                                                                                                      Pág. 29

 


 

Dice Herodoto (Vid. pág. 22) que Setaspes llegó hacia el promontorio “nombrado” Silois. No nos dice que Setaspes  lo nombró así, lo que  parece indicar que dicho nombre  ya existía con anterioridad, por lo que creemos que el mismo pudo haber sido dado por los expedicionarios de Necho (Vid. pág. 19). Este razonamiento lo apoya el hecho de que, según Herodoto (Vid. pág. 21),  Setaspes era de raza Achemenide, nombre que,  de acuerdo con nuestro análisis etimológico debe estar compuesto así: A= partícula intensiva, especie de artículo = El/La + Che (íbero) = Fuego + Men (íbero) = Elevado + Ide (griego) = Monte, o sea que Achemenide significaría “El Monte Elevado con  Fuego”, o sea, “El Volcán”, que pareciera referirse al Teide.

Pensamos que Los Silos deberían ser escritos con Y (griega), o sea, Sylos, pues, según nuestra hipótesis, procede lingüísticamente de Sylois, donde la Y sería la representación gráfica latina de la U (hípsilon griega) contenida  en Xoruc. Sylois estaría compuesto de Sylo (el  mismo Xoru, que ha sufrido metátesis, y donde se ha producido el intercambio L/R ya mencionado) + IS = Agua, Mar.

En cuanto a Soloeis,  como dijimos en la pág. 23, sería el mismo Xoruc (Solu,  con el intercambio  L/R,  y el diptongo OE = U) + IS = Agua, Mar.

En Sibora,  (Vid. pág. 24), encontramos los mismos elementos, o sea: Si = Agua  (Mar) + Bora = Viento del Norte.

Por otra parte,  hallamos el elemento Xeras  contenido en Xeras Hesperu y Hesperu  Ceras (Vid.  pág. 33 de este libro),  que significan Cuerno, Cabo, Punta, que es el mismo Sylois y Soloeis. En cuanto a Hesperu, como decimos en dicho párrafo, es en egipcio el mismo Hespera griego =  Occidente, contenido en Hespérides,

                                                                                                                              Pág. 30

 


 

nombre con que los griegos bautizaron con exclusividad en el Talassa Atlantis (Océano Atlántico),  a las Makaron Nesoi o Islas de  Canaria (Vid. pág. 34).

Encontramos nuevamente los conceptos Viento, y Cuerno, Cabo o Punta, en Notu Xeras, (pág. 38),  Punta de Rasca, según creemos, en el Sur-Oeste de Tenerife.
Hay todavía otro elemento mencionado por Hannon, que creemos es el Volcán Teide, que identifica a Tenerife. Se trata de Theon Ochema, (pág. 35).

Concluida  esta introducción, trataremos el Periplo de

Hannon (Siglo V  a.C.)

Fue un navegante cartaginés que exploró la costa atlántica de África hasta el Río de Oro, en el siglo V a.C., fundando varias colonias en la costa occidental de Marruecos. Escribió una historia de su expedición (Periplo de Hannon),  de la cual se conserva una copia fragmentaria en griego. En ese Periplo nos dice Hannon, entre otras cosas: <<…Navegamos hacia el occidente y llegamos a Soloeis, un promontorio de Libia  que está cubierto de árboles…>>.

Nombres mencionados en el Periplo de Hannon

Soloeis/Sylois

Este promontorio Soloeis se ve es el mismo promontorio Sylois (que contiene las Puntas de Buenavista y Teno) de Setaspes, que dio nombre a Los Silos (Mapa 4A),  según mi propuesta.  Observemos que Sylois  y Soloeis comparten la misma raíz lingüística SLS.

 

                                                                                                                           Pág. 31

 


 

 

Soloeis (Soluis) debe contener el mismo nombre del viento que en árabe se llama Xoruc,  donde se ha producido el intercambio L/R varias veces mencionado, que es el mismo que encontramos entre Sola de Ansola, y Sora de Isora (Gía de Isora) y Basora. Soluis debe estar compuesto de Solu (Xoru) = viento + Is = agua,  en referencia a la bahía de Los Silos.

Kerne

 Es una pequeña y circular mencionada por Hannon, que pensamos debe ser La Gomera, que queda frente a Chasna, en el sur de Tenerife, que también debió recibir el mismo nombre Kerne, por su proximidad y ubicación geográfica como sucedió con Caput Viridum, que  dio su nombre al archipiélago de Cabo  Verde,  que queda en frente, en África.  La evolución fonética Kerne/Chasna debió ser: Kerne/Cerne/Cherne/Charna/Chasna, por el intercambio guanche E/A, como tenemos en Teide/Teida, y R/S, como Lucas/Lúcar (villa y municipio de España, en la provincia de Almería), y la forma típica de los tinerfeños de Sta. Cruz, que dicen Chesne o Chejne por Cherne, para referirse al pez de ese nombre.

Aunque las dimensiones mencionadas por Hannon en su Periplo, para la isla de Kerne, no encajan con la de La Gomera, sí coinciden en ser  pequeña y redonda.  Por otra parte, los datos numéricos de Hannon a veces no parecen reales, como es el caso de los 30.000  miembros del pasaje de su expedición, entre hombres y mujeres, que habrían viajado en sus 60 naves, que nos daría un promedio de 500 por nave, cantidad que nos parece exagerada  para esa época.

                                                                                                                                Pág. 32

 


 

Xeras Hesperu/Hesperu Ceras

Es el nombre de una gran bahía llamada así por los intérpretes de Hannon. Ese nombre griego lo analizamos así: Xeras =  Cuerno (con las Puntas de Buenavista y Teno), extremo oeste de la bahía, que sería el mismo Promontorio llamado Sylois por el egipcio Setaspes, y Soloeis por el propio cartaginés Hannon + Hesperu, que se corresponde  con Hespera griego =  Occidente, en que la partícula final A (especie de artículo), ha sido reemplazada por la U  equivalente en griego. O sea que Xeras  Hesperu se traduciría en castellano como “El Cuerno de Occidente”.

Esa gran bahía era como un gran lago parecido a un mar.  Allí había una gran isla, que consideramos se  refiere a  Tenerife, y dentro de ese lago (parecido al mar), había otra isla, que creemos es la isla de la Gomera. Allí descubrieron un bosque, que podría ser  Garajonay,  y durante la noche vieron fuegos encendidos y un inmenso ruido.  <<Salimos de allí rápidamente y atravesamos un lugar lleno de incienso, por donde  discurrían grandes torrentes de fuego hacia el mar; la costa era inaccesible por el calor.  Entonces,  llenos de temor,  continuamos rápidamente nuestro viaje. Durante cuatro días vimos por la noche toda la costa llena de hogueras. En la parte central había una hoguera gigantesca, mayor  que las otras y su chisporroteo nos parecía las estrellas. Por el día vimos una gran montaña llamada Theon Ochema, (Soporte de los Dioses)>>.

Pensamos que la descripción de esos torrentes de fuego y llamaradas, debió corresponder a una erupción  del Volcán Teide, que sería esa Hoguera  gigantesca en la parte central.  El olor a incienso podría ser el de la resina de los pinos ardiendo por efecto de la lava.

                                                                                                                             Pág. 33

 


 

 Es muy interesante que Plinio el Viejo en su Historia Natural, VI xxxvi – 201, xxxvii, 202-205, al hacer referencia a la expedición de Estacio Seboso (125-25 a.C.), menciona a Hesperu Ceras,  que evidencia ser el mismo Xeras Hesperu descrito por Hannon más de tres siglos antes.

Plinio dice así:

<<Ultra has etiamnum duae Hesperidum insulae narrantur; adeo omnia circa hoc incerta sunt ut Statius Sebosus a Gorgonum insulis praenauegatione Atlantis dierum XL ad Hesperidum insulas cursum prodiderit, ab iis ad Hesperu Ceras unius. Nec Mauritaniae insularum certior fama est. Paucas  modo constat esse ex adverso Autololum,  a Iuba repertas,  in quibus Gaetulicam purpuram tingere instituerat.>> = “Más allá de éstas,  se mencionan todavía dos islas de las Hespérides;  de tal modo que todo con respecto a esto es incierto,  según la navegación por la costa, de Estacio Seboso, desde las islas Gorgonas por XL días de navegación por la costa atlántica, dando a conocer la ruta a las Islas Hespérides,  ellas a un día  de Hesperu Ceras. Tampoco son más ciertas las noticias de las islas de  Mauritania. Sólo se sabe con certeza que unas pocas están situadas frente a los Autololes,  hallados por Iuba,  y en ellas había stablecido en el teñido de la púrpura getúlica.”

Xeras Hesperu/Hesperu Ceras es el mismo promontorio Sylois/Soloeis de Setaspes/Hannon. El Hesperu/Hespera = Occidente, nos confirma que se trata de las Hespérides, pues fue con este calificativo que los griegos bautizaron con exclusividad a las Makaron Nesoi (Islas de los Felices),  en el Occidente extremo, y que los romanos tradujeron luego su nombre como Fortunatae Insulae.

 

                                                                                                                               Pág. 34

 


 

Theon Ochema/Theon Oikema

Esa hoguera gigantesca situada en el centro de la isla tenía por nombre Theon Ochema,  traducida como “Soporte de los Dioses”.

Tanto Theon como Ochema son nombres griegos. Theon es el genitivo plural de Theos =Dios,  o sea que, Theon = “de los Dioses”.  En cuanto a Ochema, es el Oikema griego = morada, habitación, o sea que, Ochema (Oikema) = Morada de los  Dioses, el Chineche o Infierno guanche, que es el mismo narrado en la mitología griega, cuidado por Hades, con la ayuda del Can Cerbero, al que dominó Herakles, y  que junto con su hermano Ortro,  can también corpulento que cuidaba los Bueyes del Gigante Geriones en la isla de Eriza, aparecen hoy en nuestro escudo de Canarias, según mi tesis descrita en las págs. 87/88 de la Primera Parte de Raíces Canarias.  El infierno era la morada de los dioses y héroes, donde disfrutaban de la felicidad en un eterno banquete.

Continuamos con el nombre Ochema, que consta de tres elementos: O (artículo) + Che + Ma (contracción de Ima) = Pico,  elevación. A Ochema le encontramos doble acepción semántica: Infierno y Morada.  El elemento pendiente por definir es  Che, que también toma las formas Ke y Te,  el cual ha sido ampliamente analizado en el tema Teide de la Primera Parte, y en el tema Tartesios de la Segunda Parte de Raíces Canarias, con los significados de Casa, y de Calor/Fuego/Humo,  tanto en chino como en griego, galo, íbero-vasco e íbero-guanche.  Esa misma duplicidad de acepción semántica, la encontramos igualmente en Theon Ochema y Theon  Oikema. Theon Ochema contiene el elemento Ochema =  Pico o Elevación con Fuego, o sea, Volcán o Infierno, equivalente a Chineche, por lo que Theon Ochema significa El Pico o Volcán, o Infierno de los Dioses.

 

                                                                                                                                     Pág. 35

 


 

Esta interpretación de Ochema se corresponde con el íbero. Ahora lo haremos con el griego, tan emparentado con el íbero, como llevamos dicho.

El hecho de que en el diccionario  griego Vox no figuren los adverbios Ikode/Ikoden, pero sí  Oikode/Oikoden, derivados de Oikos  (casa, morada, patria), en tanto que en guanche sí existieron tanto Ikode/Ikoden, como Eykode  (que se ve es el mismo Oikode), nos induce a pensar que el nombre Ikos es muy antiguo, y que cayó en desuso,  siendo reemplazado por Oikos,  hacia los siglos V – II a.C., época probable, según creemos, de la fundación de Ikode.

En Theon Oikema, encontramos además de Theon (de los Dioses), el nombre Oikema, que está formado por: Oik (de Oikos) = casa + Ema (de Emai = hallarse, permanecer), o sea,  casa donde se permanece o mora, por lo que Theon Oikema significa: Morada de los Dioses.

Es interesante observar que,  de acuerdo con nuestra tesis, los nombre Icode/Icoden,  del actual Icod, son de origen griego, tesis que hemos desarrollado en las págs. 45/63 de la Primera Parte de esta obra. Sostenemos que Icode/Icoden están compuestos de Ikos (nombre de una isla griega en el Mar Egeo) + De/Den. Añadiremos que Ikos es el mismo Oikos =  casa, morada, patria, nombre  compuesto de O (artículo) + Ikos, ambos con el mismo significado. Esta dualidad es similar a la que encontramos también en griego entre Pas y Apas = Todo, donde la A sería artículo. Añadiremos que los verbos  Ikomai (o iko)= venir, y oikomai =ir, ambos con idea similar de movimiento (de y hacia). Agregaremos que en japonés, Iku =ir. Es de señalar que en griego antiguo existieron Oikode= a casa, y Oikoden= de  casa,  y que según Fructuoso, Icode (Ycode) fue también llamado Eycode, que se ve es el mismo Oicode. Nosotros deducimos que, por lógica,  también debió existir Eycoden (Oicoden).

                                                                                                                   Pág. 36


 

 Nótese que Oikeo (morar, habitar), en dialecto jónico pierde la i, quedando reducido a Okeo/Oikodomeo= Edificar, construir. Al igual que en Oikeo, también en Oikodomeo,  en dialeco jónico se transforma en Okodomeo, cuando la edificación tiene sentido religioso, como es el caso de Theon Ochema = Soporte o Morada   de los Dioses.

Al respecto observemos que el diptongo Oi (de Oikos) tuvo la tendencia fonética a convertirse en O/E/I. La encontramos plasmada en Economía (de Oikonomia), nombre compuesto de Oikos = casa + Nomia (de Nomos = orden, regla, norma), o sea, Administración de la Casa, donde Oi se convirtió en E. En latín se llamó Oeconomia, donde observamos aparece el diptongo OE,  donde la O es la misma que hallamos en Ochema, con significado de  Morada. Y por último Oi se convirtió en I de Icode/Icoden. Este doble análisis íbero y griego, que acabamos de hacer  de Ochema (Okema) y Oikema (que se podría interpretar como “El Volcán o Morada de Icode), coincide con el de Benicarfaca mencionado en la pág. 48 del tema Icode/Icoden acabado de señalar, con significado de “El Volcán o Pico con Fuego de Benicar  (de Benicaria) o Icode”.

Esta coincidencia apoya nuestra tesis del origen griego del nombre de Icod, y nos proporciona alguna luz sobre la época probable de su fundación, alrededor de los siglos V-II a.C.,  que queda apoyada con los importantes hallazgos arqueológicos en Buenavista, descritos  en las págs. 26/27.

Hannon nos dice que los habitantes de la isla eran llamados Gorilas por los intérpretes, por sus cuerpos lanudos, y que eran grandes escaladores. Esa descripción se corresponde con los guanches, por  su vestimenta de pieles de animales, y por ser  grandes escaladores y corredores.

                                                                                                                              Pág. 37


 

 Es de señalar que en el tema Icode de la Primera Parte de Raíces Canarias, sostenemos que Teno, Icode y Chío son réplicas de sus correspondintes nombres griegos de las islas de Mar Egeo: Tenos, Ikos y Xios, y que en Buenavista tenemos un picacho en un barranco de Masca, llamado Minos,  que se ve es el nombre del rey de esa isla de Creta, que encerró a Ikaros (epónimo de la isla de Ikaros, Ikos o Ikaria), junto con su padre, Dédalo, en el Laberinto, que le había ordenado Minos construir a Dédalo, para encerrar al Minotauro.

Es oportuno añadir que Icode fue también llamado en guanche Ikore e Ikian, según indicamos en la pág. 54 de la Primera Parte de esta obra.  Ikian sería la versión fenicia  de Ikode,  que presenta la misma terminación IAN de Interian en Los Silos.

Notu Keras

Hannon nos menciona también un lugar de nombre Notu Keras, donde Keras  (griego) = cuerno,  nos indica que se trata de un cabo o punta,  que podría ser la Punta de Rasca, en Güímar,  al Sur de Tenerife (Mapas 4A/4B)  en tanto que  Notu es el Notos, también griego = Noto o Viento del Sur, Viento de Lluvia o Región del Sur.

Este nombre Noto lo encontramos actualmente en una ciudad ubicada en el distrito de su nombre, en la provincia de Siracusa, en la isla de Sicilia.

Noto Boreo

es un movimiento del Mar en que sus aguas se mueven del Austro hacia el Septentrión o al contrario, o sea, del Nacimiento del viento Noto, hacia el Boreas.

                                                                                                                         Pág. 38


 

Copyright © Todos los derechos reservados.

Siguiente capítulo: 2.6.- Expedición de Eudoxio Cicico, Estacio Seboso, Sertorio (Quinto) y Iuba II.