A MÉXICO, CON ADMIRACIÓN Y AFECTO.

México vive en un valle,
con una madre al Oriente
la otra por el Poniente.
Son dos Sierras entre mares.

Tierra de verdor y brumas,
de arenales y amplios ríos,
do ejerció su poderío
el azteca Moctezuma.

La victoria en el combate
el Águila Real representa.
Es ave que al viento ostenta
su pardo y áureo plumaje.

Arriba en el alto cielo,
cuando se remonta expone,
alas grandes y brillantes,
sobre montañas de hielo.

Las llanuras de Tabasco
así como las de Chiapas
gratos aromas  regalan
y exhiben sus verdes pastos.

Entre sus joyas ostenta
el legendario nopal,
que en México representa
el símbolo forestal.

Un paisaje sin igual
es  su  “bosque de volcanes”,
adornado de pinares,
en  el  “Parque Nacional”.

Tiene un lagarto famoso
llamado “monstruo de Gila”;
mata a la presa elegida
en mordisco venenoso.

Cuando se acerca el estío,
a Tláloc el indio implora,
para que crezca la flora
y el agua llene los ríos.

El ancestral pueblo Olmeca,
su calendario tenía,
sabía de Astronomía
y el número cero inventa.

La Virgen de Guadalupe
le dijo al indio Juan Diego
que erigiese un templo al cielo
de Tepemac en la cumbre.

México es pueblo en que afloran
las dos bellas tradiciones:
las indias, y las canciones
y costumbres españolas.

separador-1

Autora: Lcda. Rosa María Ruiz Alonso, M.Sc.
Copyright. Todos los derechos reservados.