EL PIANO

Hoy quiero agradecerte, amigo inseparable,
los momentos de dicha que paso junto a ti.
Desde mi tierna infancia, has sido siempre amable,
has escuchado atento mi estudio y mi sentir.

Con tu timbre brillante, sonoro y agradable,
deleitas los ambientes…, y yo pensando en ti,
hoy quiero dedicarte, este poema afable,
y así manifestarte mi admiración sin fin.

En los conciertos eres, el centro y el que guía,
y de tus teclas brotan mil dulces melodías,
y a todos con tus sones nos logras conquistar.

Acordes, trinos, valses, sonatas y folías
junto con mil canciones, alegran nuestros días.
Tus arpegios de nácar, me llevan a soñar…

separador-1

Autora: Lcda. Rosa María Ruiz Alonso, M.Sc.
Copyright. Todos los derechos reservados.