ESTAMPA PRIMAVERAL

De esmeralda se viste el alto monte,
y de flores se cubren las praderas,
tras los vientos de Invierno, que del Norte,
acariciaron cumbres y laderas.

Picos níveos fulgieron diamantinos,
nutridos con sus besos cariñosos,
y blanquiazules cielos matutinos,
hoy adornan con cúmulos sedosos.

En la altura, el murmullo de la brisa,
resuena como un canto y una risa
de cascadas que fluyen a raudales.

Dan copiosas cosechas en Estío,
y lluviosa frescura de rocío,
en la tierra, los ríos y los mares.

 Autora: Rosa María Ruiz Alonso.