2.12 (A).- GRIEGOS

Autor: Profesor Domingo Ruiz Guzmán.
Investigador, Etimólogo y Poeta.

Libro: Raíces Canarias, Volumen II.
(Derechos reservados)

 

GRIEGOS

 

Griegos

En plena Edad de Bronce, los navegantes cretenses y focenses visitaron las costas mediterráneas de la Península Ibérica. Así vemos que en Malaca (hoy Málaga) fundaron Antequera,  que tomó su nombre de Antiquira en la Fócida,  que fue devastada por  Jerjes en las guerras médicas.  Más tarde llegaron también  a Tartessos. Con ellos mantuvieron relaciones, e igualmente se establecieron  en Marsella,  y desde esa ciudad fueron lentamente expandiéndose hacia el Sur, por la costa mediterránea, fundando Rosas, Ampurias, Sagunto, Homeroscopium y Mainake, que luego los cartagineses llamaron Abdera, donde Abd debe ser  la misma raíz que en árabe = siervo, y Hera = diosa ggriega, esposa de Zeus, que en la Mitología Romana se llamó Juno.

Los griegos tradujeron el nombre de Iberia como Hesperia, donde I-ber-ia pasó a ser Hes-per-ia, con el mismo significado de Agua-Occidente-Tierra, o sea, Tierra al Occidente del Mar Mediterráneo, según nuestra interpretación etimológica,  que hemos hecho en el capítulo correspondiente a los Iberos. También tenemos que tradujeron al Gades fenicio, como Gadir,  nombre que repitieron en la costa atlántica de la Mauritania Tingitana, como Agadir. Según la Mitología Griega, Gadir fue hijo de Neptuno, que dominaba en la parte de la Atlántida que confinaba con las Columnas de Hércules. También dejaron el nombre griego Gimnesias (Baleares), compuesto,  en mi opinión de Gymnos = inerme, sin defensa + Nesoi = islas, o sea “islas indefensas”.

Ahora nos ocuparemos de la huella griega en las Hespérides. En primer lugar nos referiremos a los topónimos Atlántida, Hespéride y Hespérides, Icode, Icoden, Icor, Icore, Icoso, Icoysa, Benicharia, Benicarfaca, Arico, Archi-

 

                                                                         Pág. 121

 


 

binico, Fañebiñico, Benicoden, Guaricó, Tasartico, Ico, Atericos, Pelicar, Ateribite, Aterura,  Termoy,  Tirma, Ayadirma,  Termesana, Termine, Articosia, Artagaida, Artahone, Artaore, Artaos, Tora, Arteo,  Chío,  Teno, Minos, Candia,  Gandia, Sibaris,  Teide, etc., ya analizados en la Parte I de esta obra, y en Geneto, Los Silos, Porreto y UpalUpu, , analizados en esta Segunda Parte , así  como a  Aprósitos, Ombrios y Gorgonas, nombres mencionados por Ptolomeo, Plinio, Estacio Seboso o Iuba, para algunas de las Islas Canarias, aunque las Gorgonas parecen ser las Islas del Archipiélago  de Cabo Verde.

Con relación a Icode/Icoden, añadiremos que en griego moderno encontramos la raíz Ikos,  en Oikos = la casa, la patria,  donde la O inicial  es artículo determinado = el/la. Este artículo a veces se suprime, conservando el mismo significado, como tenemos  en el griego Apas/Pas = todo; Agadir/Gadir, y en Oporto/Porto. Este intercambio Oikos/Ikos lo encontramos  confirmado   a partir de los nombres del volcán Teide: Teon Oikema y Benicarfaca.  El primero de ellos, mencionado por Hanon en su Periplo, como Teon Ochema, según indicamos en el capítulo “Expedición de Hanon”, que consideramos es  “la Morada de los dioses”,  que sus intérpretes tradujeron como “Soporte de los dioses”. Creemos que Oikema  corresponde  “El Pico de Oikos o Ikos”, o sea, “El Pico de Ikode”.  Esta relación entre el Pico (Teide) e Ikode,  la encontramos repetida en Benicarfaca, donde Benicar es el mismo Benicoden, según hemos indicado en el capítulo Icode/Icoden de la Primera Parte de esta obra. Benicarfaca significa  “El Volcán de Benicar o Benicoden “,  o sea,  “El Volcán de Icar o Icoden”. Por ello, Okeima vendría siendo el mismo Icarfaca, pero Icar (de Icarfaca) es el mismo Ico (de Icode), lo que nos lleva a la conclusión de que Ikos, nombre griego original el latinizado Ikaria,

                                                                            Pág. 122

 


 

es el mismo Oikos, que significa “casa y patria”, por lo que Icode quiere decir, “a la casa, a la patria”, e Icoden, “de la casa, de la patria”.

Hierro  (Sidero/Iero/Irio/Fer/Hierro)

Creemos que el nombre de la isla de El Hierro, es de origen griego,  idioma en que Hierro se dice Sidero (Sideros). Sidero debió transformarse en Iero y Hierro, en castellano, Ferrum en latín y Fer en francés.

Es muy importante que en la inscripción del Julan, que Bethencourt transcribe con el Nº. XLV, aparece el nombre Irio: << irio mata olaochita>> = <<Olaochita, rey del Hierro>>. El Prof. John Campbell, tradujo a  Irio como  Hierro, basado en que en Ibero-vasco, Arau =  molde de hierro en forma de Aro, que en  francés, italiano e inglés se llama Arum. Nosotros añadiremos que en Inglés Iron = hierro.

Por otra parte, nos dice Viera y Clavijo, que los hombres de Jean de Bethencourt llamaron  por primera vez, en francés, FER a la Isla, seguramente basados en la abundancia de mineral ferruginoso en su suelo, que creemos haya sido la misma razón por la cual los íberos la llaman Irio, lo cual podemos comprobar aún hoy día, en forma ostensible, en la amplia franja de arena de color de herrumbre brillante de la Playa de Verodal.  Es un caso similar al que  encontramos en Cuba, donde el  mineral Cobre, dio nombre a la Villa y Municipio de “El Cobre”, por sus ricas minas, que  han sido explotadas desde 1552.

                                                                               Pág. 123

 


 

Dises

En la isla de Lanzarote tenemos los Dises, que son las bateas que forman las olas que empujan los callados sobre la roca volcánica de la costa baja. Primero se forma un surco o canal, por donde avanzan y retroceden los callados con las olas. . Luego, cuando han penetrado suficientemente, las olas no pueden arrastrarlos de vuelta,  y se quedan en tierra, arremolinándose con las olas, horadando el suelo y formando las bateas o Dises.

Dise debe proceder del verbo griego Dyo = meterse por, introducirse entre,  sumergirse,  cuyo participio aoristo es Dys-Dysa-Dyn.

Jameos

En la misma isla de Lanzarote encontramos los Jameos, que son una especie de fumarolas,  por donde surge el calor originado por el magma volcánico que calienta el agua que penetra por las grietas desde el mar, para ascender  a la superficie en forma de vapor,  calentando las rocas del suelo.  El nombre Jameo debe proceder del adverbio griego Xamai  (jamé) = en tierra,  por tierra,  por el suelo. Al agregarle la desinencia Os,  se originaría el sustantivo Xamaios (Jameos).

Chaxiraxi

Este fue el nombre dado por los guanches a la Virgen de Candelaria. Consta de dos raíces: Cha= Doña o Señora,  que procede del chino Che = hombre u hombre honorable + Xiraxi,  que es el nombre griego Xerax = Cueva. Señalaremos que  la imagen de la Virgen de Candelaria estuvo alojada en la ermita situada sobre la Cueva de Achibinico.

 

                                                                                       Pág. 124

 


Cueva

El elemento Cueva fue fundamental para el Pueblo Guanche.

Lo encontramos como Xerax, de origen griego,  en Chaxiraxi, según acabamos de ver, con significado de la Señora de la Cueva. Igualmente en la frase

                   ALZANXIQUIAN  ABCANABAC  XERAX

que hemos incluido en el tema Icode de la Primera Parte de esta obra, Págs. 45/53, frase que hemos traducido como

         “Cueva de los del Hijo del Grande en la costa de Icode”.

También en la frase:

           ACHMAYEX  GUAYAXERAX  ACHORON ACHAMAN

la cual hemos traducido como:

                Sol, dios del Cielo y Tierra (Agua y Cueva).

Hallamos también el concepto Cueva, como Achi,  en Achibinico, donde Bin = hijo, e Ico = Icode, o sea  La Cueva del Hijo de Icode. Esta fue la cueva a donde fue llevada la imagen de la Virgen  de Candelaria por el Mencey Añaterve, hijo de Acaymo.

Por otra parte, Cueva aparece en guanche como Sui, de origen chino, en Sevensui, nombre dado al nieto de Tinerfe, Achimensey de la Punta del Hidalgo.

También tenemos la raíz Arta, de origen griego e íbero, en Artaore, Cueva del Rey en Icode.

                                                                                    Pág. 125


 

Copyright © Todos los derechos reservados.

 

(Siguiente Capítulo: 2.12 B.-  SEFARAD)