2.0- INTRODUCCIÓN. RAÍCES CANARIAS II. Aproximación al origen etimológico de algunos topónimos y de otros nombres canarios.

RAÍCES CANARIAS II.

Aproximación al origen etimológico de algunos topónimos y de otros nombres canarios.

Autor: Prof. Domingo Ruiz Guzmán,
Investigador, Etimólogo y Poeta.

(Derechos reservados)

* * * * *

 

El pasado Domingo, 20 de junio de 1999, el prestigioso periódico EL UNIVERSAL, de Caracas, Venezuela, en su sección “Cultura y Espectáculos”, publicó el siguientes artículo titulado “Raíces Canarias. Aproximación al origen etimológico de algunos topónimos y de otros nombres canarios. Domingo Ruiz Guzmán. Edición de Autor, 1998”, en el que cataloga a este libro de TRABAJO TITÁNICO:

 

 

<<EL UNIVERSAL, 4-11.                                 Caracas, Domingo 20 de Junio de 1999.

CULTURA Y ESPECTÁCULOS

Raíces Canarias. Aproximación al origen etimológico de algunos topónimos y de otros nombres canarios. Domingo Ruiz Guzmán. Edición de autor, 1998.

Trabajo titánico y de interpretación el que ha hecho este profesor de origen canario -nacido ni más ni menos que en la hermosísima población de Icod de los Vinos, en la isla de Tenerife-  para encontrar consonancia entre las voces guanches y las venezolanas.

   Ya hace un año, aproximadamente, se publicó un trabajo similar, pero con el estudio entre el hebreo y las  voces venezolanas,  firmado por Anita  Botbol de Alfon. De  manera que este  tipo de estudios, que buscan similitudes, analogías,  parecidos, y más  cuando el fundamento racional aparece y lo solidifica, refuerza uno de los signos más interesantes que contiene la postmodernidad.  De alguna manera, Umberto Eco lo deja entrever más en El péndulo de Foucault que en La  isla del día de antes. En todo caso, ambas novelas reflejan ese juego del  soslayo, de la sospecha, que refuerza la teoría según la cual todo se conecta con todo, como si los cuerpos -objetos inanimados y sujetos vivos, plantas y animales- no fueran más que  manifestaciones de lomismo en diferentes longitudes de onda.

   Así, Domingo Ruiz Guzmán establece, por ejemplo, y tomando como argumento la influencia del idioma guanche en Venezuela, un análisis de la evolución etimológica del nombre  de nuestro país, y que echa por tierra la lección escolar según la cual “Venezuela significa pequeña Venecia”. Ruiz Guzmán parte de “Veneguera” que en Gran Canaria es “los hijos de la Laguna”, luego expone la partícula “chi” de raíz ibera que significa “pequeño”, para dar “Venecivela”: Veneguera a Veneguela, a Venegüela, a Venecivela, a Veneciuela, a -finalamente- Venezuela. Y argumenta que si en verdad Venezuela viniera  de pequeña Venecia, la evolución debió haber sido Veneciela, Venecieta o Venecina, según las derivaciones de los diminutivos italianos.

Como quiera que Ruiz Guzmán apoya sus teorías con el conocimiento del griego, a la vez  que también emparenta algunas voces griegas con otras guanches e iberas, la delegación helena en Venezuela propuso su traducción al idioma de Sócrates.  Por los momentos, este libro se consigue llamando al teléfono (02)483.55.42.  A.M.H.G.>>

 


 

 

Presentamos a continuación la parte II del libro Raíces Canarias.

 

RAÍCES   CANARIAS II

 

 

 

Aproximación al origen etimológico
de algunos topónimos y de otros nombres canarios.

 

 

 

 

Domingo  Ruiz  Guzmán.

Copyright, Caracas 2004

Hecho el Registro y Depósito Legal.

 

 

 

Primera Edición.

                                                                                                                                      Pág.1


 

 

 

 

 

                                                                                                                                        Pág. 2

 


 

Agradecimientos:

 

 

 Mi profundo  agradecimiento a cuantos han contribuido de alguna  forma a que esta mi obra haya llegado a feliz término.

 

                                                                                                                         Pág. 3

 


 

 

 

 

 

                                                                                                                            Pág. 4

 


 

 

 

 

Ubi   enim   est   thesaurus   tuus,   ibi  erit   et    cor   tuum.

Porque  donde  está  tu  tesoro,  allí  estará  también  tu  corazón.

Mateo 6, 21

 

 

 

DEDICATORIA

A Canarias, mi Tierra Amada, como un homenaje de gratitud de un hijo  orgulloso  de su origen, que trata de honrar el gentilicio, profundizando en las raíces de su identidad, en el espacio y en el tiempo, a través  de la huella de la palabra.

 

 

 

                            Pág. 5

 

 


 

 

 

 

 

                                                                                                                                        Pág. 6

 


 

 

INTRODUCCIÓN

 

 

 

 

                                                                                                                    Pág. 7

 


 

 

 

 

                                                                                                                            Pág. 8

 


 

Domingo Ruiz Guzmán

 

RAÍCES CANARIAS

II

 

 

 

 “En la difícil y larga investigación del origen  de los  pueblos, el estudio de su lenguaje es sin  contradicción el mejor camino para llegar al conocimiento de la verdad”

                                                                                                                                                                                                                                  Sabin Berthelot. L’Ethnographie

 

INTRODUCCIÓN

 

Esta II Parte  de mi obra “Raíces Canarias” contiene el resultado de mis investigaciones lingüísticas adicionales a la Primera Parte, relacionadas con las culturas que han influido en los tiempos prehispánicos en la configuración de la Identidad y la Cultura del Pueblo Canario o Guanche, por parte de los egipcios, tartesios, íberos,  fenicios, cartagineses, griegos y por último de los romanos, desde varios siglos a.C., y con los romanos, los bereberes, en el siglo I a.C. y primeros siglos de nuestra Era, hasta la caída  del imperio romano.  Es posible que los Vándalos hayan llegado a Canarias a la caída  del imperio  romano (Vid. Leyendas de Guajara y Gudrún,  págs. 26/27 de la Parte I de esta obra).
Es oportuno mencionar  aquí que los pueblos líbico-bereberes  existentes en la costa africana estuvieron  en una condición de aporía, de incomunicación, con Canarias, hasta la llegada de los Romanos. Prueba de ello es el hecho que los bereberes no practican algo tan importante como la Momificación de los Cadáveres, como deberían hacerlo, si hubieran tenido comunicación con los Guanches en tiempos anteriores.

Esta investigación adicional apoya lo ya afirmado por mí en la Parte I de Raíces Canarias, con relación al    origen   remoto, del   Mediterráneo   Oriental,   del   Pueblo   Canario   o   Guanche, tanto    en    el  aspecto     antropológico,    como     cultural     y     lingüístico.      Luego      vendría      el    aporte   be-

 

                                                                                   Pág. 9

 


 

reber propiamente dicho, desde la Libia, aunque  ese pueblo bereber también había recibido,  con anterioridad, la influencia de los gétulos y libios, así como de los fenicios y cartagineses, tanto por La Libia, como por la vía del Mediterráneo-Atlántico, y   también de los egipcios y fenicios, por el Atlántico, por circunvalación de África, partiendo del Mar Rojo.

Es bueno señalar que el bereber y el árabe, juntos con el fenicio y el hebreo, son lenguas del tronco semita, razón por la cual,  muchos vocablos guanches, que parecen proceder del bereber, habrían sido aportados realmente, con anterioridad, por esos pueblos antes señalados, ya que sus raíces lingüísticas y su fonética son en gran medida coincidentes, pues llegaron al bereber desde la misma fuente: Egipto, y Cercano y Medio Oriente.

Ha sido una constante,  hasta ahora, de muchos de los investigadores, tanto historiadores, como lingüistas, con algunas honrosas excepciones, como Viera y Clavijo, Bethencourt Alfonso y Álvarez Rixo, entre otros,  buscar el origen remoto del Pueblo Canario,  casi exclusivamente en la cultura líbico-bereber, por la matriz de opinión creada por nuestros  primeros cronistas e historiadores, así como por la falta de hallazgos significativos,  a parte de las  momias, de testimonios materiales tangibles: arqueológicos, gráficos, etc., y no haber dado la suficiente merecida importancia a las 56 inscripciones en la roca, en el Julan de El Hierro, y 2 en Gran Canaria, de origen íbero, según indicado en la Parte I de Raíces Canarias, págs.. 21/22/23. Es de añadir que recientemente ha habido hallazgos arqueológicos muy importantes en Buenavista, Tenerife.

Son las huellas lingüísticas, y muy especialmente los topónimos, con su interpretación etimológica desprejuiciada, lo que nos arroja más luz sobre ese lejano pasado, que nos permiten rastrear su origen y significado, al

 

                                                                                  Pág. 10

 


 

Compararlos con los idiomas antiguos de esa época, especialmente el latín, el griego, el íbero/vasco, (de la misma raíz que el íbero/guanche), el bereber y el árabe, y en menor escala, el hebreo, el germano, el chino, el persa, el ruso y otros idiomas antiguos y modernos.

Para tener éxito en la investigación de esos vocablos (topónimos y otros), es necesario poseer algún conocimiento de varias de esas lenguas, para, comparando las coincidencias fonéticas y semánticas, poder llegar al origen razonablemente lógico buscado. No olvidemos que las raíces lingüísticas son  como las genéticas, que se  transmiten de generación en generación,  por milenios,  conservando sus rasgos característicos fundamentales. No es suficiente conocer solamente una de esas lenguas, antigua o moderna,  aún siendo especialista en ella, como sucedió con la mayoría de los meritísimos primeros cronistas e historiadores, que han sido quienes  han servido de guías a los investigadores posteriores,  y cuyas conclusiones, dada su categoría intelectual, han sido considerados por la gran mayoría como dogmas,  pues sus conocimientos lingüísticos se centraban casi exclusivamente, en los más  de ellos, en el latín, cuando lo conocían, razón por la cual no encontraban equivalentes lógicos,  a los vocablos guanches más antiguos. Así sucedió,  p.e., al escribir Veneguera por Beneguera, en Gran Canaria,  por el desconocimiento del origen semita de la raíz Bene (hijos), y en Vera por Bera en Taoro, por desconocer el origen y escritura íberos de dicho vocablo, y dada la gran semejanza de los nombres  de muchos utensilios, alimentos e indumentaria, así como de los topónimos de menor importancia, como el bereber, presumieron que los fundamentales más antiguos, también debían proceder de dicho idioma.

 

                                                                                    Pág. 11

 


 

Es por ese prejuicio y la falta de variada preparación lingüística, como llevamos dicho,  que la gran mayoría de los investigadores continúan buscando las raíces de los vocablos guanches más antiguos, casi exclusivamente en el bereber, sin éxito,  pues erraron su verdadera fuente de procedencia.

Para apoyar lo acabado de afirmar, hemos escogido al azar, dos de las frases más largas que se conservan en el  idioma guanche,  y vamos a hacerles  nuestro análisis etimológico, para buscar su origen.

La primera de esas frases corresponde a Fray Alonso de Espinosa, referida al origen de Icode, y la cual ya hemos analizado en la pág. 54 de Raíces Canarias I. Dicha frase la presenta Espinosa, con dos versiones.  La primera versión es:

ALZANXIQUIAN    ABCANABAC    XERAX,

que él interpretó como:

“Lugar del Ayuntamiento del hijo del Grande”,
y que nosotros hemos descompuesto sus raíces así:

ALZ-ANX-IQUIAN-AB-CANA-B-AC-XERAX.

ALZ= Als  griego= Mar.

ANX= Ans (de Anta  griega)= de cara,  de frente, y Ans (de Ansa latina)= lo que va delante. En este caso= la Costa.

IQUIAN= Ikian (forma fenicia de Ikos/Ikode), como tenemos en Interián, en los Silos (Tenerife). Se compone de  IKI, ( genitivo latino de IKUS) + AN (sufijo inesivo ibero) = EN, o sea, “En Icode”.

                                                              Pág. 12

 


 

AB= Contracción semita de Abul, para anteponerla al nombre del padre, con  significado de “hijo de “.

CANA= Compuesto del  CAN  chino y  fenicio, con significado de Príncipe o Rey Grande + A= artículo íbero = él.

B= Partícula eufónica, sin ningún valor real.

AC= pronombre demostrativo o artículo plural íbero-vasco= los de.

XERAX= el  XERANX  griego = Cueva  (morada o lugar de ayuntamiento, en este caso). Creo es la misma ARTAORE o “Cueva  del Rey”, nombre compuesto de ARTA (raíz griega e íbera= Cueva) + ORE de ICORE  o  ICODE.

Traduciendo conjuntamente todas las raíces, tenemos:

MAR – LA COSTA – ICODE – DEL  HIJO –  EL REY GRANDE – LOS  DE – LA  CUEVA  (Lugar de Ayuntamiento),

Que ordenadas sintácticamente  nos dan:

LA CUEVA (o lugar de Ayuntamiento) DE LOS DEL  HIJO (Chincanairo) DEL GRANDE (Tinerfe el Grande) en la COSTA  de  ICODE.

Del total de estas 8  raíces, tenemos:

2 griegas,

2 íberas,

2 fenicias,

1 greco-latina

1 semita/árabe/bereber.

 

                                                                                 Pág. 13


 

La segunda versión   que presenta Espinosa para esta primera frase es:

ALXANXIGURE   ABCANA   HACXERAX

Que él interpreta cómo:

“Lugar del Ayuntamiento del Hijore Grande”

El texto guanche, de esta segunda versión, es el mismo de la primera, con la única diferencia que Espinosa  reemplaza Iquian  por Igure, que él traduce como Hijore, seguramente por confusión con ICORE.

Nosotros, por nuestra parte, creemos que Igure es el mismo Icore,  sinónimo de Icode,  por lo que nuestra traducción es la misma  de la primera versión, o sea:

“La Cueva (o Lugar de Ayuntamiento) de los del hijo (Chincanayro) del Rey Grande (Tinerfe el Grande) en la  costa de Icode (o  Icore)”.

La segunda frase, que es de Viera,  dice así:

ACHMAYEX   GUAYAXERAX   ACHORON   ACHAMAN

La cual él interpretó como:

“La Madre del Conservador del Cielo  y Tierra”.

Nosotros, descomponiendo sus raíces, las analizamos así:

ACG = A = Partícula intensiva íbera, especie de artículo = El.

MAYEX = MAGEC = El dios Sol guanche = Magi persa.

 

                                                                                Pág. 14

 


 

 

GUAYA = Compuesto de Guay íbero = río + A = artículo = El.

XERAX = El Xeranx griego = Cueva.

ACHORON = Aumentativo de Koro íbero = Bóveda (Cielo) + A = artículo = El.

ACHAMAN = Nombre genérico que se extiende desde  Japón, hasta  el pueblo guanche, pasando por Rusia, y llegando a los  pueblos amerindios = Dios Sustentador. Se descompone en  A = partícula intensiva o artículo + Chaman.

Nuestra traducción completa de las raíces es:

“El Sol – El Río/Cueva (Tierra) – El Cielo – El Dios/Sustentador”

Que ordenadas sintácticamente  nos dan:

“El Sol, Dios Sustentador de la Tierra y del Cielo”.

De las 6 raíces,  tenemos:

3 íberas

1 persa

1 griega

1 universal

Con esta II Parte de Raíces Canarias,  espero haber contribuido con mi pequeño aporte a aclarar los orígenes  remotos de nuestro Pueblo Canario, y confío en haber prendido una luz, para que otros investigadores  continúen profundizando sobre mis propuestas.

 

                                                                                  Pág. 15

 


 

Siguiente capítulo: 2.1.- Orígenes Remotos del Pueblo Guanche o Canario. Etapa I.

 

 

Copyright © Todos los derechos reservados.