1.9.-Libro: Raíces Canarias I: APROXIMACIÓN AL ORIGEN ETIMOLÓGICO DE ALGUNOS TOPÓNIMOS Y DE OTROS NOMBRES CANARIOS.

Autor: Prof. Domingo Ruiz Guzmán.

APROXIMACIÓN AL ORIGEN ETIMOLÓGICO DE ALGUNOS TOPÓNIMOS Y DE OTROS NOMBRES CANARIOS.

Entramos en materia, comenzando con

Icod

   Cita Bethencourt que “según tradición recogida por Fray Alonso de Espinosa de los naturales de Tenerife, respecto de su origen, <<… vinieron a esta isla sesenta personas, mas no saben de donde, y se juntaron  y hicieron su habitación  junto a Icode que es un lugar de esta isla, y  el lugar de su morada llamaban  en su  lengua ALZANXIQUIAN  ABCANABAC  XERAX que quiere decir Lugar del Ayuntamiento del hijo del grande>>.

Icod y su pueblo tenían  para el momento de su redescubrimiento y conquista los nombres de Icode, Icoden y Benicoden. Trataré de demostrar el origen griego de estos nombres, así como su  significado etimológico.

Origen griego de los nombres Icode, Icoden y Benicoden.

   Ante todo diré que me llamaron la atención las partículas: DE, final de Icode y DEN, final de Icoden, las cuales se encuentran igualmente como sufijos en muchos vocablos griegos, convirtiéndolos en verdaderos adverbios, añadiéndoles la  connotación de: “a”  o  “hacia” para DE, y de: “de”, “desde”, “procedente u originario de” o “por parte de”, para DEN. Así tenemos:

Atena-de = a Atenas, de Atena + DE.
Atene-den = de Atenas, de Atene + DEN.
Troie(n)-de = a Troya, de Troie + DE.
Troie-den = de Troya, de Troie + DEN.
Tira-de = a la puerta, de Tira (puerta) + DE.
Tira-den = de la puerta, de Tira + DEN.
Igualmente en:

Patró-den = por parte de padre, de Páter-Patrós (padre) + DEN.

                                                                                                                      Pág. 45

 


 

Metró-den = por parte de madre, de Méter- Metrós (madre) + DEN.
Paidió-den = desde la infancia, de Páis-Paidós (niño) + DEN.
Uranó-den = de lo alto del cielo, de Uranós (cielo) + DEN.
Ekéi-den = de allí, de Ekéi (allí) + DEN.
Teó-den = por parte de Dios, de Teós (Dios) + DEN.
Pantó-den = por todas partes, de Pan-Pantós (todo) + DEN.
Pánto-se = a todas partes, de Pan-Pantós + DE (SE).
Pantajó-den = de todos lados, de Pantajé (por todas partes) + DEN.
Pantajó-se = a todas partes, de Pantajé (por todas partes) + DE (SE).
Pároi-de = adelante, de Paródos (camino) + DE.
Oí  Pároi-den = los que llegan, de oí (los que) + Paródos + DEN.
Hipo-den = desde el caballo, de Hípos (caballo) + DEN.
Emé-den = de mí, de emí (me, a mí) + DEN.
Pédó-den = del fondo del alma,  de Pedón (suelo) + DEN.
Pollajo-den = de muchas partes, de Pollajé = en distintas partes + DEN.
Pollajó-se = a muchas partes, de Pollajé + DE (SE).
Pleuró-den = de lado, de pleura = lado + DEN.
Polemon-de = a la guerra, de polemós = guerra + DE.
Piló-den = de Pilos, de Pilos + DEN.
Ilio-den = de Ilios  o Ilion (Troya) + DEN.

 

Podríamos seguir citando muchos más ejemplos.

   Es de hacer notas que la D de DEN se escribe en griego con Z, aunque en castellano puede tomar los valores fonéticos de Z,  D  o  T.  La D de DE toma generalmente sonido de D, como en Paroi-de y Troie(n)-de, pero otras veces el de  S, como en Pántose, Pantajóse y Pollajó-se.

   Ello me condujo a inferir que Icode e Icoden debían ser igualmente adverbios de origen griego, con el significado de: “a”  o  “hacia”, y de  “de”, “procedente u originario de” respectivamente, un lugar que, por lógica, debía ser griego, ya que se ve que las dos palabras perteneces a ese idioma, cuya raíz debe ser Ico  o  Ic, pues si eliminamos los sufijos DE y DEN nos queda en ambos casos Ico.

   Como quiera que la mayoría de los nombres  de las islas  y pueblos  griegos terminan en OS, deduje que debía existir el nombre ICOS, y efectivamente  encontré dicho nombre en la pág. 714 del Diccionario Latín-Español-Latín, publicado en su 3ª Edición por las Escuelas Gráficas del Colegio Pío IX, Buenos Aires, Argentina, 1948, como: “Icus (latín), Icos (griego) = isla del Mar Egeo, Grecia”.

   Este nombre debe enunciarse en griego: Ikos/ou, cuya raíz sería Ik, y cumpliendo con la regla de la formación de las palabras compuestas, en dicha lengua, como  son los adverbios Icode e Icoden, al añadirles los sufijos DE y DEN, respectivamente, por comenzar por consonante, debe intercalarse la vocal “O”, por razones  eufónicas, con lo que resultaría: ICODE = “a ICOS”, e ICODEN = “Originario de, procedente de, o de ICOS”.

   Traté de localizar dicha isla de Icos (Ikos) en el Mar Egeo, en el mapa de Grecia, y encontré en su forma latinizada a Ikaria,  compuesta de la misma raíz Ik + aria = tierra, como tenemos en Kanaria, Kapraria, Planaria, Bulgaria, Bavaria,

                                                                                                    Pág. 46

 


 

Tartaria, etc. Con la particularidad que en dicha isla de Ikaria existe, en su costa oriental, un lugar llamado Agios Kirikos (San Kirico), donde vemos que aún hoy se conserva su nombre original “Ikos” como lexema de Kirikos.  El morfema Kir es raíz de Kiros (soberano en griego, voz proveniente del persa, con el significado de Sol, de ahí Ciro, rey de Persia. En hebreo es Koresh). Dicha isla se llamó también Ikaros.

   De lo hasta aquí establecido podemos afirmar que Icode significa etimológicamente, “a o hacia Ikos, Ikaria o Ikaros”, e Icoden: “procedente u  originario de Ikos, Ikaria o Ikaros”.

   Hasta fines del primer tercio de este siglo, aún  nombraban los viejos lugareños a Icod, como Icode.

   Benicoden está compuesto de: Ben + Icoden. Ya hemos analizado el origen  etimológico de Icoden; ahora lo haremos con Ben.

   Ben es voz hebrea, sinónimo de Bin y Aben, y en su acepción original significa “hijo”. Así tenemos: Ben Hur (hijo de Hur), Ben Ami (hijo de Ami), etc. Tiene otros sentidos derivados, como el de indicar la descendencia, aunque sea remota,  como Bene-Israel = los hijos o el pueblo de Israel.

   En árabe es también Ben, como en: Ben Chicao (población de Argel), Ben Kabrich (población de Marruecos), Ben Amram (cabila y tribu de Argelia), etc.
De estos ejemplos deducimos que Benicoden debe significar: “Los hijos o el pueblo de Icoden”, pero como a su vez Icoden es palabra compuesta que, como  llevamos dicho, debe significar: “Los procedentes, originarios o de Ikos, Ikaria o  Ikaros”, uniendo los dos conceptos tenemos  que Benicoden tendría como  traducción: “Los hijos  o el pueblo de los procedentes, originarios, o de Ikos, Ikaria o Ikaros”.

   A Icod se le llamó también Icoden y Benicoden, según Viera. Icod resultó del  apócope de Icode, y de Icod, Icó, forma a veces usada, por igual razón.

Topónimos tinerfeños del mismo origen lingüístico, o relacionados lingüísticamente con Icod.

   En las págs. 410 y 429, de Bethencourt aparecen varios topónimos de Tenerife que se ven claramente relacionados en su origen lingüístico con Icode. Ellos son:

Icor/Icore: barranco, que se llama también de Chajaña de los Sauces, entre Arico y Fasnia. Yo creo que Icor/Icore son los mismos Icod/Icode, que han sufrido la  influencia de la R de Ikaria.

Icoso: ladera en el Draguillo, y Paso de Icoso en la cumbre del Valle de Las Palmas, Santa Cruz.

Icoysa(Hoy Icosia): región de Arafo.

Benicharia, en Tenerife, sin indicar su ubicación, pero yo supongo que debe ser el mismo Benicoden, ya que en su origen, como llevamos dicho, Ikos e Ikaria eran la

                                                                                                            Pág. 47

 


 

misma isla griega, lo que apoya nuestra suposición de que el nombre de Icod procede del de dicha isla de Ikos o Ikaria.

Benicarfaca: es topónimo que también aparece en la misma pág. 410, sin indicar su ubicación, en Tenerife, pero se observa claramente su relación con Benicharia. Yo veo este topónimo como compuesto de: Ben + Icar (de Ikaria) + Fa (de Ifa = Pico) + Ca  (Fuego, como veremos al analizar el topónimo Teide). O sea que Benicarfaca significaría: “El Pico de Fuego de Benicar o Benicoden”,  o mejor dicho: “El Volcán de Icod”.

Arico: pueblo en el sur de Tenerife, compuesto de: “Ar” = “Roca” + “Ico”, o sea que yo lo interpreto como: “La Roca de Icod”, posiblemente en referencia al  Teide.

Achibinico: nombre original, según citan Espinosa y Viera, de la Cueva de San  Blas (Tenerife), donde se veneró en un principio la imagen de la Virgen  de Candelaria. Es nombre compuesto de “Achi” = Cueva (lo que está debajo, como  en Achimencey =Vice-Mencey) + “Bin” = “Hijo” + “Ico”, por lo que se podría traducir por: “La cueva del hijo de Icod”.

Fañabeñico: barranco en Adeje.

Topónimos en otras de las Islas Canarias relacionados con Icod.

Icod: lomo en Chipude (La Gomera).

Guanicó: región de La Antigua (Fuerteventura).

Guárico: región de Alajeró, La Gomera, que creo está compuesto de Guar = Volcán + Ico, o sea, “El Vocán de Icod”.

Tasartico: localidad de Gran Canaria.

Antropónimo Tinerfeño Relacionado con Ikaria (Ikos o Ikaros).

   Pelicar fue el último mencey de Icode, topónimo derivado, según nuestra teoría, de Ikaria (Ikos o Ikaros). Pues bien, yo creo que el nombre de Pelicar debe estar compuesto por dos raíces griegas: Pel (raíz de Pelas = vecino, amigo) + Ikar (raíz de Ikaria), por lo que Pelicar significaría: “Vecino o amigo de Ikaria o Icode”.

   A Pelicar se le llamó también Belicar, nombre que en mi opinión se debió originar de la fusión de Pelicar con Benicar,  nombre que encontramos  formando parte de los topónimos Benicharia y Benicarfaca, los cuales acabamos de analizar, pero Benicar significaría: “Hijo de Ikaria o Icode”. Al fundir los significados de Pelicar y Benicar, nos resultaría Belicar, como:”Vecino, amigo o hijo de Icode”.

 

                                                                                                             Pág. 48


 

Antropónimo en otra del las Islas Canarias relacionado con Ikos (Ikaria o Ikaros)

Princesa ICOen Lanzarote. Encontramos la historia narrada por Viera, de una bella princesa, hija del Rey Zonzammas de Lanzarote y de la reina Fayna.

   Hacia 1377, a causa de una borrasca, debió refugiarse en dicha isla, con su  barco y tripulación, el hidalgo vizcaíno Martín Ruiz de Avendaño. Fue tan bien acogido por el rey, que le permitió hacer vida familiar con la reina.

   Como tenía que suceder, a los nueve meses nació una niña blanca y rubia que recibió por nombre Ico, que heredó la belleza de su madre y los finos rasgos de su padre. Su pueblo la consideró extranjera, pues su aspecto no coincidía con el suyo,  por lo que le negaban la calidad de noble.

   A Zonzammas  sucedió Timanfaya, hermano de Ico, y a Timanfaya su hermano Guanarame, quien casó con su hermana Ico.

   Al morir Guanarame le sucedió Guadarfía, hijo del rey Guanarame y de la  reina Ico, pero, como llevamos dicho, al considerar a Ico extranjera, por su aspecto,  no aceptaban a su hijo Guadarfía como rey.

    Por fin sometieron a Ico a la prueba del humo para que demostrara que podía soportarlo sin asfixiarse, probando con ello su calidad de noble. Una viejecita,  compadecida de su triste situación, le entregó una esponja empapada en agua para  que respirara a través de ella y a la vez refrescara su boca. Fue encerada con tres villanas que murieron asfixiadas, pero Ico, gracias a la esponja y los consejos de la anciana, sobrevivió y, al probar así su nobleza, pudo lograr que su hijo Guadarfía reinara.

Personaje mitológico griego con nombre de la misma raíz de Ikos (Ikaria o Ikaros)

Ikofue, según la Mitología Griega, un púgil nacido en Epidauro, quien murió en  la LXXII Olimpíada a manos de Cleómedes de Astipalea. Los árbitros descalificaron a Cleómedes por haber luchado, según ellos, en forma desleal. El Oráculo, sin embargo, determinó que era cronológicamente el último de los héroes y, como  tal, y según la costumbre, debía tributársele culto, y así se hizo.

Epónimo de la isla de Ikaros (Ikos o Ikaria)

Ikaro. Este nombre está íntimamente unido al de la isla de Ikos, y por ende,  al de Icode.

   Según la Mitología  Griega, hubo un rey de este nombre, que gobernó en Ikaria, pero el personaje mítico más famoso fue Ikaro (Ikaros), hijo de Dédalo y Náucrate, esclava de Minos, rey de Creta. Minos encerró a Ikaro, con su padre, en el Laberinto, pero como Dédalo era muy ingenioso, construyó unas alas para Ikaro, y otras para sí mismo, fijándolas con cera a los hombros y, con ellas, ambos emprendieron vuelo y se libraron, advirtiendo a Ikaro de no remontarse demasiado, pero éste, lleno de orgullo, desobedeciendo a su padre, se elevó tanto, que se acercó al Sol, y el calor derritió la cera, y en consecuencia se precipitó al mar, el cual, en su  memoria, pasó a llamarse “Mar de Ikaria”.

                                                                                                     Pág. 49

 


 

   Esta leyenda es, además de bella y trágica, aleccionadora, pues nos enseña a , en nuestros impulsos, no ignorar nuestras limitaciones, armonizando con sapiencia, realismo e ilusión, y sobre todo, no olvidar los buenos y sabios consejos, especialmente cuando provienen de nuestros padres.

Otros topónimos de la isla de Ikos que  encontramos reflejados en Canarias, principalmente en Tenerife.

Atheras

Es una ciudad de Ikaria (Ikos o Ikaros). Su raíz Ather la encontramos en griego con el significado de “punta” (de la espiga).

   En Tenerife hallamos:

Atericos.

Región del reino de Abona, donde vemos presentes, además de “Ater” raíz de  Atheras (un lugar de la Isla), el nombre de la isla misma, “Ikos”, algo que es difícil atribuirlo a la simple casualidad.

   Encontramos igualmente dicho raíz “Ather” en los pueblos de Gran Canaria:

Ateribitey Aterura, y en

Atara= “lomo” en el Hierro, que nos confirma la idea de “punta”.

Terma

Es otro pueblo de Ikaria. Su nombre significa en griego: “punta, final”.

   Encontramos en Tenerife:

Termoy= “sierra” en Güímar.

Tirma= “lomo” en Fasnia. También “Risco Sagrado”, según Viana y Viera. Marín y Cubas se refiere a este nombre así: <<Los Canarios, como los persas, adoraban al  genio en “riscos y montes altos”, y por ellos juraban>>.

Ayadirma= nombre de un “risco” en Tenerife, según Fray Abreu Galindo. En berberisco “Ay-Drim” = la “cima” del (“monte”) Atlas. “Dirma” debe ser la misma “Tirma”, y de su originaria “Terma”, con la idea de “punta o pico”. Yo creo que Aya- Dirma, con la idea de “cima de monte”, como en berberisco, debe ser “El Pico del (monte) Teide”.

                                                                                                              Pág. 50

 


 

   También hallamos en Lanzarote:

Termesana, “Montaña y Caldera” en Yaiza.

   Nótese que en todos estos cuatro topónimos encontramos presente la idea de “punta”, de “Terma”, tanto en “Sierra, Lomo y Risco, como en Montaña y Caldera”.

Termine= localidad en Lanzarote.

   NOTA: Nos desviaremos del tema central, para referirnos al verbo griego Iko = “venir, llegar”, que me induce a pensar que el pueblo de la Isla de Ikos (de su  misma raíz Ik), de donde, según mi teoría debió originarse el pueblo Benicoden, pudo proceder a su vez, de otra parte. En este sentido, hemos encontrado a

Terme= un lugar en la costa turca del Mar Negro, no lejos del Cáucaso, cuyo nombre  es similar a Terma, que nos plantea la hipótesis de que el pueblo de Ikos haya tenido origen Caucasoide, lo que explicaría la frecuencia tan marcada en el  Canario, y en su descendencia, de la mutación genética G542X, según cita B. Juan Báez en su obra “Diáspora Canaria”, por datos obtenidos de la obra Cystic Fibrosis in Spain, high  frequency of Mutation G542X in the Mediterranean coastal area. Hum Genet 91:66-70, de Casals T., Bunes V., Palacio A., Giménez J., Gaona A., Ibañez N., Estivill X (1993), y por propias investigaciones. Al respecto dice B. Juan Báez: <<los autores suponen que la mutación G542X se originó en poblaciones caucasoides, durante o después del neolítico, en particular en una población de  origen semítico, de la que tanto los judíos, como los fenicios, son descendientes>>, y agrega luego que la frecuencia en la población enferma  es en el Canario de 25%, en los Judíos (sólo los Askenazis) de 13,5%, y en Murcia de 20%, entre otros lugares. Se han encontrado más de 200 mutaciones de dicho Gen el cual se presenta en 1 por cada 2000-2500 nacidos vivos en la población blanca, especialmente española.

   Retomando nuestro tema central, citaremos a

Mesarta

Es también un pueblo de Ikaria. Este nombre se ve compuesto de Mes, de mesos  (griego) = “medio, que está en medio” + Arta (también griego) = “pendiente”, o sea que Mesarta podría significar: “pendiente media” (como la cueva, añado yo). Es oportuno indicar aquí, que los idiomas griego y vasco tienen claro parentesco, y  que el ibero-guanche es de un origen común que el ibero-vasco, por lo cual mencionaremos el nombre  vasco Arte = “hueco, espacio, hendidura entre dos  cosas en general”, como p. e., en “Arteaga” = “surco, rotura de tierras”, de “Arte” + “Aga” (lugar), y en “Arteun” = “hueco que se hace entre los tablones de la  lancha, donde se tiene el pescado”, de “Arte” + “Un” = Cañada (idea de hueco).

   Volviendo al griego, tenemos el verbo “Artao = Arteo” = “colgar, pender”, que

 

                                                                                                    Pág. 51

 


 

Implica elevación  o profundidad, como “Arta” griega y “Arte” vasca. Por otro lado, hallamos el griego “Antros” = “cueva”, que creo debió ser “atros”, donde la “n” tiene un valor eufónico, para diferenciarlo fonéticamente de “Atrox” (griego) = “sombrío, negro”, que debe hacer referencia a la oscuridad de la cueva. Este razonamiento lo refuerza el hecho de que en latín hallamos el verbo “Atro” = “ennegrecer”, y el nombre “Atrium” = “atrio, portal, habitación de entrada de la casa”. De “Atros”, por metátesis, tan común en el idioma guanche, debió originarse “Artos”, donde tendríamos la raíz “Art” de “Arta” griega, y de “Arte” vasca.

   Antes de proseguir, quisiéramos mencionar que la idea de “cueva” está íntimamente ligada a Icode, pues la encontramos como “xerax” en la frase de  Espinosa:

“Alzanxiquian abcanabac xerax”

En que “xerax” debe ser el mismo nombre griego “seragx” = “cueva”.

De la raíz “Arta” de Mesarta, encontramos en Tenerife:

Articosia= “cueva” y “hoya” en la cumbre de Arafo, donde vemos la raíz greco/ibero-vasca “Art”, de Mesarta, con la idea de “hueco”, tanto en ”cueva” como en “hoya”, junto al elemento Icosia, derivado de “Ikos” (nombre de la isla). La presencia de ambos nombres  (isla y un lugar de ella) en un mismo topónimo Tinerfeño, no es fácil atribuirlo a la simple coincidencia, como dijimos igualmente para Atericos.

Artagaida= “barranco”, (idea de “surco, profundiad”), en el reino de Abona. Se descubre, al mismo tiempo que el origen griego (de Mesarta), el vasco de  (Arteaga = surco).

Artahoneo Artaore = región en el reino de Icode, donde “moraba” el rey. Yo creo que debe ser la llamada “Cueva del Rey” en la costa  de Icode. “Artaore” se ve compuesta de “Arta” = “Cueva” + “Ore”, elemento final de Icore.

Artaos= “Cuevas del Mencey de Icod, hoy Sanguiñal”. “Artaos” nos recuerda el verbo griego “Artao-Arteo” ya mencionado, que significa “colgar, pender”, que  pareciera referirse al techo de la cueva (de donde se cuelga).

Tora= “cuevas” en Guía. Pienso que Tora debe ser una deformación de Arto, por metátesis, que como llevamos dicho era tan común en el guanche. Aún hoy, se  dice: Grabiel por Gabriel o  pregenio o pergeño (de  pergenium latino).

   Debo añadir que los topónimos canarios indicados en este capítulo, están  mencionados por Bethencourt.

Arteo= Lugar con fosa profunda, mar afuera, a donde acuden los pescadores del

 

                                                                                                            Pág. 52


 

Puerto de La Cruz, Tenerife, por ser lugar donde encuentran buena pesca, debido precisamente a esa profundidad de las aguas, lo que nos confirma la presencia de las raíces Arta griega y Arte  ibero-vasca. Este nombre y detalle me fueron  proporcionados por mi buen amigo de ese Puerto, Gregorio Llanos Abreu.

   Los Menceyes o soberados guanches tendían a tomar el nombre de El Volcán (Teide). Así lo vemos en Achinife, <<El soberano más antiguo que mencionan las tradiciones>>, según Bethencourt, Tomo II, pág. 63. Este nombre Achiniche lo veo  compuesto de A = El + Chi = Fuego, Calor + n eufónica + Ife = Pico, o sea: “El Pico con Fuego o Calor”, o en otras palabras, “El Volcán”.

   Igual sucede con Tinguaro o Chinguaro, nombre que considero formado por: Ti (Chi) = Fuego, Calor + n eufónica + Guar = Roca del Infierno + o = partícula final de los nombres de varios menceyes, como encontramos igualmente en  Bencomo, Acaimo, Chincanairo, etc., o sea, “Volcán”.

   El mismo significado vemos en Chincanayro, compuesto de  Chi = Fuego, Calor + n eufónica + Can = Grande + A = Monte + Ir = Roca + o = partícula final para  los nombres. Resumiendo, tendríamos: “Volcán”.

   También  encontramos esta connotación en Acaimo, que consideramos compuesto de: A = El + Ca = Fuego, Calor + Ima = Elevación + o = partícula final de los nombres, o sea: “El Volcán”.

   Por otra parte, tenemos que Tinerfe, padre de Chincanayro (primer mencey conocido de Icode) también llevó ese significado en su nombre, pues Ti = Fuego, Calor + Ner = Infierno + Fe (contracción de Ife) = Pico, o sea: “El Pico del fuego o Calor del Infierno”, que equivale a “El Vocán”.

   Tinerfe fue también llamado “El Grande”, calificativo que estaría representado en Cana de ABCANABAC, al igual que en Chincanairo. Este “Cana” significaría “Monte Grande”, según llevamos dicho.

   Espinosa se refiere a Tinerfe con el nombre de Xerax, nombre que asocia, en mi opinión erróneamente con “Grande”, sin duda partiendo de ese concepto, que  figura en las frases

 ALZANXIQUIAN ABCANABAC XERAX

Que él interpretó como

“Lugar del Ayuntamiento del hijo del Grande” y

ALZANXIGURE ABCANA HACXERAX

Como “lugar del Ayuntamiento del Hijore  Grande”.

Creo que él tradujo a Xigure como “Hijore”, el cual relacionó con “Hijo”, y  a  “Xerax”, como “El Grande”, título dado a Tinerfe y padre de Chincanayro.

   Yo propongo una interpretación distinta. En primer lugar, Igure (de Xigure, que Espinosa tradujo como Hijore), creo se refiere a Icore, o sea, Icode, en tanto

                                                                                                            Pág. 53

 


 

que Xerax sería el Seragx  (griego) = Cueva, que pienso podría ser  “Artaore o Cueva del Rey en la costa de Icod”.  En cuanto a Iquian, lo veo como sinónimo de Icore, nombre que, como éste último, se deriva de la raíz Ik (de Ikos), con la  terminación ian, con significado de Tierra o Lugar, como encontramos en “Abidján” y en “Azerbaiján”, o sea que Icode debió llamarse también “Ikian”.

   Estas premisas me llevan a hacer el análisis completo de:

ALZANXIQUIAN  ABCANABAC  XERAX

Así: Alz sería el Als griego = Mar + Anx, que sería el Ans (raíz de Ansa latina =  asa, puño, mango, que yo interpreto  como “lo que va delante”, que sería  la misma raíz Ant de Anta griega = de cara, de frente) = la parte delantera de Ikian –Icode –  frente al Mar, o sea la Costa de Icod + Ikian (Icod) + Ab (contracción de Abul, nombre árabe que se antepone unido al nombre del ascendiente, para indicar “descendencia de”, como en Abulabas, o Abbas, descendiente de Abas, tío de Mahoma. Creo que de Abul debe proceder Abuelo, aunque el Diccionario Espasa dice que se deriva de Aviolus, diminutivo de Avus, con el mismo significado en el  bajo latín), o sea que, Ab = Hijo de + Cana (compuesto de Can = Grande + A = Monte) = Monte Grande + b eufónica + Ac = los de + Xerax = Cueva de (Lugar de Reunión o Ayuntamiento). O sea, que resumiendo, tendríamos que la  frase completa significaría:

“(Cueva o) lugar de Ayuntamiento de los del hijo (Chincanairo) del (Monte) Grande, en la costa de Icod”.

En cuanto a

ALZANXIGURE ABCANA HACXERAX

que Espinosa tradujo como

“Lugar del Ayuntamiento del Hijore Grande”,

yo lo traduzco de la misma forma indicada anteriormente, con la única diferencia que Ikian se sustituye por Icore, ambos sinónimos entre sí, y de Icode.

Ciudades situadas en el Mediterráneo con nombres relacionados con Icod.

Aparte de Ikos (Ikaria o Ikaros), isla de procedencia del nombre de Icod, hay tres ciudades del Mediterráneo que evidencian derivar sus nombres del de esa misma isla. Ellas son: Ikosion o Icosium, Icosia y Nocosia. Las analizaremos a continuación:

Ikosion o Icosiumes el nombre de una ciudad situada en la antigua Mauritania Cesariana, hoy Argel o Algier, que se ve derivado de Ikos, con la terminación griega ON, como Ilion, y la latina UM como Mediolanum (Milano). Ikosion o Icosium tiene dos parónimos castellanos en Icoso e Icosia (Tenerife).

                                                                                             Pág. 54

 


 

   Es interesante observar  que existe el topónimo Argel en Tenerife, situado al  final de la cordillera, entre Valle Santiago y Mazca, no lejos de Icod. Es significativo que el nombre de ikosion o Icosium, del mismo origen que el pueblo de Benicoden existiera en Argel, lugar de ruta hacia Icode, y que muy cerca de Icode exista el topónimo Argel además de Icoso e Icosia. ¿No será que el pueblo Benicoden llevó consigo el nombre de Argel, lugar anterior de permanencia en su ruta?

Icosia, hoy reducida a Sta. Paola y Agost, villas de la provincia de Alicante. Su nombre es el mismo de Icosia, y parónimo de Icoso, ambos en Tenerife.

Nicosia, capital de Chipre, y ciudad de Catania (Sicilia). Debe ser nombre compuesto de Nea + Icosia (Nueva Icosia). Tenemos la misma relación en Icosia e Icoso, en Tenerife, ya señalada.

Dos islas griegas cercanas a Ikos (Ikaros o Ikaria), cuyos parónimos encontramos en Tenerife.

Kios y Tenos: son dos islas que flanquean a la de Ikos, en el Mar Egeo, por el Norte y Sur, respectivamente. Es muy significativo que en Tenerife, no lejos de Icod,  existen: Chío, pueblo al Sur, y Teno, Punta al Noroeste. Pienso que entre esas sesenta personas de que nos habla Fray Alonso de Espinosa, junto a los de Ikos, debió haber también algunos de Kios y Tenos.

Otros antropónimos y otros topónimos tinerfeños de origen griego.

   Por otro lado existe el apellido Cairós en Icod, en su cercano Genovés, y en otros lugares  de Tenerife. Esa palabra es de origen griego y significa “lugar u ocasión oportuna, favorable o conveniente”. “¿Podría guardar relación con el lugar favorable para el asentamiento del pueblo de Icoden? Es de añadir que existe igualmente el topónimo “Cairosa” en Tenerife.

   Igualmente tenemos en Erjos, un lugar no lejos de Icod, cuyo nombre podría proceder del verbo erjomai = “ir, venir, llegar”, cuya raíz erj, que al agregarle el  sufijo OS usado en griego para formar los nombres de los lugares, nos daría Erjos que significaría: “El lugar de los venidos o llegados”, quizás guardando relación con el pueblo de Icoden (los llegados de Ikos). Es interesante anotar que Erjos, etimológicamente sería sinónimo de Ikos, pues sus raíces Erj (de Erjomai), e Ik (de Iko) significan ambas: “venir, llegar”.

Minos: es el nombre de un picacho y de un barranco de Mazca, Buenavista, Tenerife. Recordemos que Ikaros, epónimo de la isla de Ikaros (Ikos o Ikria), fue encerrado por Minos, rey de Creta, en el Laberinto, junto con su padre Dédalo. Yo creo que el pueblo Benicoden llevó consigo la leyenda, y en memoria del rey Minos, dio su nombre a ese lugar.

   Para reforzar nuestra hipótesis de que el nombre del pueblo de Chío procede del de la isla de Kíos, nos referiremos a continuación al origen etimológico de su nombre, y a la Almáciga.

                                                                                                               Pág. 55

 


 

 

ALMÁCIGA: Según el Diccionario Enciclopédico Abreviado Espasa, “su nombre Almáciga procede del árabe Almástica, y éste del griego Mastíke (resina). Es la Gomorresina clara, translúcida, amarillenta y algo  aromática, en forma de lágrimas, que por incisión se extrae del Lentisco (Pistacia Lenticus), que se cultiva en las islas Jónicas (de Grecia, N. del A.). Se usaba antiguamente como masticatorio. Es algo astringente”. En la misma página se lee:

“ALMÁCIGO, árbol de la isla de Cuba y Canarias(subrayado nuestro), mismo género que el Lentisco… y su resina se emplea para curar los resfriados, y también como remedio vulnerario y diaforético.”

   Cita Viera en la pág. 61: “Lanzarote es una voz española anticuada que significa lo que en latín <<Sarcocolla>>, esto es,  cierta especie de resina o goma balsámica. En la isla de Lanzarote se ha criado siempre(subrayado nuestro) la mejor casta de aquellas plantas o arbustos que llamamos Tabaibas, cuyo jugo abundante, dulce y gelatinoso, es un bálsamo digno de algún precio. Por tal lo recomiendan  Bontier y Le Verrier en su Historia de estas conquistas: <<Laict de gran medicine en manier de baulme>>. Conq. de Canar., cap. 70, pág. 130”. Al tratar el topónimo cubano “Cabaiguán”, analizaremos el posible origen etimológico de  Tabaiba.

  En la pág. 19 de la Introducción de la Edición Conmemorativa, año 1985, Barcelona, España, del Diario de abordo de Cristóbal Colón, del Instituto Gallach, en el capítulo: ¿Cristóbal Colón Corsario?, se dice: “Un dato más para terminar con la etapa mediterránea del navegante genovés, el conocimiento de la isla de Quío o Chío, posesión genovesa en pleno mar Egeo. En el Diario de abordo y en la carta a Santángel, el mismo Colón nos ha dejado referencias muy puntuales sobre la citada isla y su principal riqueza: la almáciga, que la cogen  por Marzo”.

   En la pág. 121 del mismo Diario de a bordo, en las notas de Colón a “Vuestras Majestades” del día 12 de Noviembre de 1492, se dice: “… Y aquí (Cuba, N. del A.) hay también infinito lináloe, aunque no es cosa para  hacer caudal, mas del almáciga es de entender bien porque no hay, salvo  en la dicha isla de Xio y creo que sacan de ello bien cincuenta mil ducados, si mal no me acuerdo”.

   Es de destacar que la Almáciga sólo existía para el momento del descubrimiento (1492), en la isla adonde había  ido Colón a adquirirla. Pero  también la había  en Lanzarote, según cita Viera, por fe de Bontier y Le Verrier, y lo más interesante y significativo, que apoya nuestra hipótesis es que Chío deriva su nombre de Kíos, con igual origen etimológico, según Viera en la nota 3 de la pág. 66: <<S. Isidoro de Sevilla fue de opinión que el nombre de la isla de Chío en el Archipiélago se deriva del Siriaco que significa Almáciga, cuya coma produce su territorio en mucha cantidad >>.  Por eso creo que podemos decir que la Almáciga fue llevada desde Kíos (Grecia)  a Chío (Tenerife) por el pueblo Benicoden.

Costumbres Canarias similares a las griegas.-

Lenguaje Bustrofedón: Ya hemos mencionado al referirnos a las epigrafías de El Hierro, que en algunas de ellas se usó el Bustrofedón, lenguaje desarrollado por

                                                                                                     Pág. 56

 


 

los griegos, quienes lo habían recibido de los fenicios 1500 años a. C., al igual que el alfabeto, habiendo sido estos últimos sus inventores.

Juegos Beñesmares: Tenían lugar cada cuatro años, durante las celebraciones del Beñesmer, siendo similares a las Olimpíadas Griegas.

Lucha Canaria: Similar a la Lucha Griega, pues, al igual que en ésta, estaba prohibido golpear al adversario con el puño o con el pie, confiando la victoria a la  presión de los miembros y al alzamiento del cuerpo.

Baile del palo trenzado: Ese baile se llama en griego moderno GAITANAKI, siendo una tradición muy antigua. Su nombre está compuesto de dos elementos o  raíces: GAIy TANAKI. Gai debe ser raíz del verbo griego Gaio= alegrarse. Esa  raíz la encontramos en francés como Gai, en inglés como Gay, procedente del   antiguo inglés Gai, con el mismo significado de “alegre” En alemán moderno es Jah, que en antiguo alemán fue Gahi. El segundo elemento debe ser el TANAEKES (griego antiguo) = “de larga o aguda punta, alargado, afilado”, seguramente en alusión  al palo usado para trenzar las cintas.

   Por otra parte, yo encuentro un gran parecido entre el folklore canario  y el griego, tanto por lo vistoso y movido de la estampa de sus bailes, como por la  alegría de sus cantos.

ARRASTRE EN TABLAS POR LAS CALZADAS PENDIENTES DE ICOD: Es una tradición típica y muy conocida de Icod, desde tiempo inmemoriales, el arrastre en tablas y tablones untados con cebo, por las calzadas empedradas, lisas por la  pisada del hombre, de los animales y transportes a lo largo de los siglos. Hoy se reduce la celebración de esa tradición al Día de San Andrés. Pues bien, en Grecia existe la misma costumbre desde épocas remotas, conocida en griego moderno con el nombre de CHULITRA, que es la calzada empinada de piedra pulida, resto de las canteras de mármol. En griego clásico existe Litron (carbonato sódico) y  Litos (piedra). Es muy interesante la coincidencia entre esta costumbre tradicional típica de Icod y de Grecia.

BUCIO: En la pág. 153 de Bethencourt se habla de los distintos lenguajes de los  guanches, siendo uno de ellos el BUCIADO, en que se usaba el BUCIO, concha de algunos moluscos, que manejado con habilidad permitía modular y amplificar la voz, la cual podía ser  oída desde largas distancias, siendo muy útil para la comunicación entre lugares separados por valles y montañas. Pues  he aquí que en  esta modalidad tenemos otra coincidencia entre la costumbre guanche de Tenerife y la del pueblo griego, que desde los tiempos antiguos usaba ese mismo instrumento llamado BURU en griego moderno, y usado con los mismos fines.

HOGUERAS Y AHUMADAS: En la pág. 155 nos habla de: “Las  hogueras y ahumadas tenían entre los guanches diferentes aplicaciones…, pero las que

                                                                                                   Pág. 57

 


 

encendían en determinados sitios, que siguieron después usándolos los españoles con el mismo objeto bajo el nombre de atalayas era  para dar  la señal de alarma  cuando descubrían velas sobre el horizonte”.

   Hoy se continúa con esa tradición en Icod, y en otros lugares de Tenerife, con las Hogueras que se hacen con los trastos viejos de madera y de otros objetos combustibles que se apilan para luego prenderles fuego y lograr la fogata más  brillante  e intensa del lugar, en el Día de San Juan, cuando en Icod se unen  las   fogaleras a los hachitos.

   Es bastante interesante que en Grecia existió y existe la FOTIA, (fogata en griego moderno) usada con idénticos fines que el pueblo guanche. En griego clásico existió Fos-Fotos y Faos-Faeos = luz. Es coincidente que también  en Grecia se prenden actualmente las fogatas  (FOTIA) junto con las antorchas (IGRON PIR), que describiremos de inmediato, también el día de San Juan.

HACHITOS.-  Es famosa y muy conocida  la tradición icodense y de algunos otros lugares de Tenerife, de los Hachitos, que se celebran simultáneamente con las Hogueras descritas anteriormente, en el Día de San Juan, y nos  recuerdan los mechones  de tea con que bajaban  los guanches desde lo alto del monte. He aquí otra coincidencia  con el pueblo griego, pues ellos celebran la fiesta de San Juan con las fogatas (FOTIA), y las antorchas  (IGRON PIR) (griego moderno) que debe venir de  Igros = húmedo, líquido, y Pir = fuego, en griego clásico, o sea que IGRON PIR debe significar: Fuego (producido por combustible) Líquido. La Antorcha o  “Igron Pir” consistía en un vaso metálico que contenía una esponja, sobre la cual se vertía bitumen (petróleo), que los griegos importaban desde su cercana Rumania, y al cual le prendían fuego.

HARIMAGUADAS.- Eran las cuevas donde las Maguadas o doncellas guanches ofrecían  sus libaciones de leche  al dios Magec. Eran lugares sagrados  e inviolables, so pena de severas penas a quienes los invadieran. Su origen etimológico ha sido ya analizado.

   En Grecia encontramos el PARTENON o Templo d las Vírgenes, con similar propósito.

PUDOR de la mujer Canaria. La mujer Canaria era muy recatada. Al respecto cita Viera en la pág. 145: <<En Lanzarote usaban los varones una media capa de pieles de cabra, que llegando hasta las rodillas les cubría las espaldas; pero nada más. Al contrario, las mujeres eran tan vergonzosas y modestas, que se vestían  ciertas ropas talares del mismo cuero, con las cuales quedaban forradas como en un estuche>>.

   El respeto a la mujer era muy estricto en el Guanche. Así lo dice Viera en la pág. 177:

                                                                                                                     Pág. 58

 


 

<<Aunque también castigan los guanches severísimamente el pecado del hurto y de adulterio, nada con más severidad que la pérdida del respeto y decoro debido  a las personas del sexo delicado. En fuerza de esta ley, su un hombre encontraba cualquier mujer en el camino u otro paraje solitario no podía tomarse la libertad de hablarle, ni aún de mirarla  de hito en hito, sin que ella se lo permitiese; siendo obligación suya pararse hasta que pasase, y cuidar de no dispararle ningunas palabras equivocadas, so pena de ser castigado inexorablemente por unos  jueces, que en tales casos eran siempre íntegros y celosos.>>

   Cuenta la Historia que en Mileto, ciudad de la costa turca, frente a la isla de Ikos (Ikaria o Ikaros), en el Mar Egeo, hubo en cierto momento de la antigüedad muchos suicidios de mujeres, las cuales eran muy pudorosas y se cuidaban mucho de no mostrar su cuerpo desnudo. El rey, muy preocupado, ideó un medio muy eficaz para acabar con tal práctica: decretó que el cuerpo de cualquier suicida sería exhibido desnudo en la plaza pública. Como consecuencia, cesaron los  suicidios del sexo femenino, como por encanto. Eso podría calificarse de pudor postmortem.

AKONTIO(Akontion) era el palo afilado en la punta que los griegos usaban  como arma ofensiva y defensiva, y que manejaban con gran  habilidad también  como juego. Igual sucedía con el Isleño, quien  tenía las siguientes armas, según cita Viera en la pág. 180:

<<Tezezes: bastones de tres varas de largo,  que manejaban con singular destreza. (Tezeze debe ser el mismo Tezegue, adjetivo con que se califica en Canarias al individuo o animal, especialmente pez, de gran tamaño, y el Tanaeques del antiguo griego =  alargado, que en el griego moderno interviene en el nombre Gaitanaki de “Baile del Palo Tranzado”, como ya hemos indicado. Tanaekes debió originar Teneques, por la tendencia ibera al intercambio a/e, de Ta, y el diptongo ae = e. De Teneque deben proceder Tezeze y Tezegue, añado yo). Mogados: otros garrotes que usaban  en la Gran Canaria, con dos grandes bolas en los extremos, armadas muchas veces de tabonas, o pedernales afilados. Mocas: varas endurecidas al fuego, y muy puntiagudas. Banotes, otra especie de dardos que  tenían los guanches, fabricados de sabina o de tea, con dos pequeños globos al  medio donde fijaban  la mano y a trechos ciertas muesquecitas que  rompían después de dar el golpe, dejándolas dentro de la herida. Añepa: una lanza de tea, que  usaban las personas reales y que marchaban delante de ellas cuando viajaban, etc. >>

Agricultura, Ganadería, Cerámica y Lengua.

   Es sabido que la agricultura y la ganadería fueron domesticadas originalmente por los habitantes de Asia Menor, habiéndose encontrado restos de huertas en Anatolia, Turquía, frente al Mar Egeo (Fig. 27). Desde Anatolia se produjo la dispersión  de los idiomas del tronco indoeuropeo, como consecuencia de la

                                                                                                                        Pág. 59

 


 

necesidad de nuevas tierras donde cultivar y criar el ganado para las  sucesivas  nuevas generaciones. Se ha comprobado por lo restos arqueológicos  que los primeros granjeros de Europa se establecieron en Grecia  Continental (Tesalia y Macedonia Occidental) y Creta, antes del año 6.000 a.C., procedentes de Anatolia (Fig. 28). El curso se ha podido seguir  por las semillas encontradas,  así como la cerámica.  Desde Grecia, se extendieron luego con un avance  de 1 Km/año, según los entendidos. La dispersión de la Agricultura y la Ganadería, y con ellas del lenguaje indoeuropeo, se produjo primero hacia los Balcanes, luego a la Germania,  Cáucaso,  Escandinavia,  Costas Mediterráneas, Iberia, Francia Central y Septentrional: de Francia Septentrional a Bretaña e Irlanda, y finalmente del Cáucaso a las Estepas Rusas. Es de observar que en esa dispersión pacífica, con el fin fundamental de conseguir  nuevas tierras para el cultivo,  hubo como unos bolsones que quedaron fuera de la ruta: el pueblo Etrusco, la isla de Cerdeña, los Iberos (Turdetanos y Vascos, aunque algunos lingüistas consideran a los vascos de distinto origen), cuyos idiomas no pertenecen al grupo indoeuropeo. Más tarde, tenemos al pueblo Magiar, que, a la caída del Imperio Romano, procedente de la Mongolia, ocupó Hungría y extendió su idioma, también no indoeuropeo, hacia Finlandia, Estonia y Laponia (grupo finés). Hungaria debe estar compuesto de Hung, fonema chino que significa vasto, grande, espacioso, inmenso + aria = Tierra o Lugar, o sea, Tierra Grande; en tanto que Magiar lo veo compuesto del antiguo persa Magi, ya mencionado anteriormente + Ar. O sea que, Magiar =  Pueblo de Magi (Sol). Es oportuno mencionar  la relación  de este pueblo Magiar de Hungaria, donde encontramos la raíz china Hung, con el pueblo Guanche, donde también encontramos  al dios Magec (Sol), así como las raíces chinas  Guan y Can , que nos confirman la influencia asiática en su idioma, posiblemente a través de los Tartesios, como hemos propuesto anteriormente. Hay por último un pueblo, cuyo idioma proto-histórico fue también no-indoeuropeo, descendiente de su escritura y en gran parte de su léxico del ibero-turdetano: el pueblo Guanche. Como hemos dicho, hay gran similitud entre las raíces del Ibero-Guanche y del Ibero-Vasco, por lo que a falta de un Diccionario del Guanche y del Turdetano, ambos idiomas muertos, nos valemos del Vasco actual, idioma vivo,  quizás el de mayor antigüedad, junto con el Chino. Las raíces del vasco, son, repetimos, muy similares a las del Guanche, por lo que creo ambos idiomas deben proceder de un tronco lingüístico común.

   Como vemos, tanto el guanche, como el ibero turdetano y el vasco,  deben proceder de un tronco lingüístico ibero, aunque algunos lingüistas llevan ese parentesco más allá, hasta incluir al pueblo ber-ber, donde se encuentra la raíz ver, común en ambos casos. Se remontan a Iberia, como lugar de procedencia,  la actual Georgia rusa, de la región del Cáucaso.

   Algunos lingüistas nos hablan de un lenguaje hablado en Europa, en la parte norte de la Germania, y el pueblo vasco, anterior a la expansión desde la Mesopotamia en tres vertientes: a) hacia Anatolia, desde donde se extendería  el grupo Indoeuropeo hacia Europa, a través de Grecia, como ya hemos indicado; b) hacia Arabia y África del Norte, con el grupo Afroasiático; y hacia la India, con el grupo Dravidiano. Aunque aún se conservan esas características propias, se observa

                                                                                                                        Pág. 60

 


 

 

la interacción que ha habido entre los grupos indoeuropeo y norteafricano, y el proto-europeo/germánico, de sus rasgos particulares.

   Hay algunas características diferenciadas que encontramos en los idiomas occidentales, que apuntan en ese sentido. Así tenemos que el idioma griego, el latín y el ruso no tienen artículo. Para los tres, la declinación es desinencial. En el griego interviene también el adverbio. En el latín y en el ruso, la declinación  es además preposicional. El árabe se caracteriza por su artículo El/Al. El íbero turdetano, al igual que el vasco y el guanche tienen el artículo A. Ni el árabe ni el  ibero tienen artículo indeterminado. El alemán presenta declinación  desinencial/proposicional, y tiene  además el artículo, que también  es declinable. El inglés  convirtió la forma Die del artículo determinado alemán, en The, y el Ein del  indeterminado en An (a), con la particularidad de que son invariables para el  género y número. El inglés no tiene declinación desinencial. Los idiomas  romances perdieron también la declinación desinencial y tomaron el artículo (determinado e indeterminado), que varía para el género y el número. Su declinación, al igual que en inglés es preposicional.

   Con referencia a la voz guanche GUR, usada como grito anunciador del Ji-ji-de, como vamos a señalar, tenemos que en vasco, Gur = saludo, y de ahí se originó GURTU = venerar, saludar con reverencia. Haremos hincapié en este sufijo TU, que, añadido a Gur (saludo)  nos da el infinitivo del verbo GURTU (saludar). El  mismo caso hallamos en GURA = deseo,  y GURATU = aficionar (despertar deseo).

Pues bien, ese mismo sufijo TU lo encontramos varias veces en las inscripciones  del Hierro. Lo tenemos en la inscripción que Bethencourt transcribe con el Nº XXVII, en el verbo ibero-guanche ATHEDATU = quitar (la puerta; del vasco “Athe”, que es el mismo “Gate” (inglés) = puerta).

   En la Nº XV vemos a GOITITU = erigir, verbo que tenemos también en vasco, con significado de levantar. GOGRATU es un infinitivo  guanche que apareció en el manto de la imagen de la Virgen de Candelaria (Vid. Bethencourt, pág. 163), con el significado de “recordar”. Ese mismo verbo aparece en vasco como Gogoratu, con la misma connotación semántica. En el mismo lugar aparece el verbo guanche ARTU = tomar, verbo que existe en vasco con el mismo significado. EDATU =erigir; en vasco, el mismo verbo = extender.

   En japonés existen los sufijos RU, SU, KU y MU, que contienen todos ellos la  vocal U, en la sílaba final del infinitivo de los verbos, que parece guardar  relación con el TU ibero (guanche y vasco). Así tenemos: Suru = hacer, Kuru = venir, Miru = mirar, Hashiru = correr, Hanasu = hablar, Imasu = ser, Iku = ir, Kaku = escribir, etc.

   Igualmente tenemos en alemán la preposición ZU, que se antepone a algunos  verbos para formar el infinitivo. Así lo vemos en Zu haben (o haben) = haber, tener; en Zu sein (o sein) = ser o estar; así como en los verbos que no dependen de  un verbo defectivo (modificativo). Así lo vemos en Zu lernen = aprender, en la  frase: Deutsch ist schwer zu lernen = El alemán es difícil de aprender, que se  podría traducir también como: Aprender alemán es difícil.

   En inglés tenemos también la preposición TO (se lee tu), que se antepone a los  verbos no defectivos para formar el infinitivo. Así, de love = amor, tenemos To  love = amar.

                                                                                                                    Pág, 61

 


 

   Este análisis de la partícula guanche TU, nos conduce a las siguientes conclusiones:

  1. La confirmación del parentesco del idioma ibero-guanche con el ibero-vasco. Ya lo hemos hallado igualmente con el ibero-turdetano.
  2. La relación del ibero con el germano y el inglés (derivado del germano), y de los tres con el japonés.

   Antes de concluir, con la voz guanche vasca GUR quisiera añadir que  en Venezuela existe “El Guri”, un lugar del Estado Bolívar, donde se asienta la Represa que lleva su nombre. En su cercanía se halla un lugar de nombre “El Manteco”. Es interesante que en ibero-vasco Guri significa “lozano, tierno y manteca”, vocablos que pareciera guardan relación con la lozanía de la fronda que  circunda a El Guri, y con El Manteco.

   Hay una palabra, “alquimia”, que nos indica también esa interacción. Alquimia procede del árabe Al Kimiya, y ésta a su vez del egipcio Chemi = negro, (color de la Piedra Filosofal, para la transmutación del oro).

   Observemos que en latín se decía Alchimia o Chimia, indistintamente. De Chimia derivaron: Química (castellano y portugués), y Chimica (italiano), en tanto que Chemie (francés y alemán), y Chemestry (inglés) lo hicieron directamente  del egipcio Chemi.

   Hay un concepto que es fundamental en todo idioma: la idea de Dios, que se expresa siempre con algún nombre. Analicemos las distintas maneras de llamarlo, así como su interacción en los idiomas occidentales.

   En griego Teos, en latín Deus, en castellano Dios, en francés Dieu,  en italiano Dio y en portugués Deus. En todos los casos se mantuvo la raíz original griega, con muy pequeñas variaciones.

En la zona proto-germánica tenemos: Got en alemán, God inglés y holandés, y Bog (que parece ser la misma raíz) en ruso.

   Luego tenemos la forma Achaman/Ataman, que en poca variación  encontramos en japonés, sánscrito, persa, tártaro, eslavo, ibero-turdetano, guanche,  México y Perú, pero no en vasco. En vasco se dice Jainco.

   Encontramos en vasco varios nombres derivados de este nombre: Jainkorde = ídolo, de Jainko= Dios + Orde = falso, o sea: “Dios Falso”.

   Jainkotzak = Ídolo, de Jainko = Dios + Tsak = pequeño.

   Jabe (en vasco) = dueño. Parece tener relación con Jahvé (Jehová) hebreo, dueño de todo cuando existe. En guanche, Jabe = Señor (inscripción Nº II de Gran Canaria).

   Volvamos al tema inconcluso de la Agricultura: Los griegos importaron  su agricultura y su ganadería  de Anatolia. La agricultura consistía principalmente de trigo, cebada, cereales, y la ganadería de cabras, ovejas y cerdos, los cuales encontramos luego en Canarias. Los guanches, como los griegos, practicaban la siega de las mieses.

                                                                                                                         Pág. 62

 


 

Sibara= Lugar mencionado en la inscripción Nº XI de El Hierro, transcrita por  Bethencourt: <<Temara, da a Mama el Señor de Sibara, tres jóvenes ganados como tributo>>.

Sibaris = Antigua ciudad de Italia, en Calabria, célebre por la riqueza, lujo y  molicie de sus habitantes, que fue destruida en el año 510 a. C. De su nombre se  deriva Sibarita (natural de Sibaris) = individuo aficionado a placeres y regalos. Este nombre es de origen griego, siendo Sibara su parónimo canario, lo que nos confirma la influencia griega, en la antigüedad, en Canarias.

Gandiá=Como indicaremos al analizar la raíz Gan, en un pueblo de Valencia (España), cuyo nombre, según el diccionario  Espasa, es de probable origen griego.

Gandia= Una aldea de Canarias, según menciona Don Sabino Berthelot en la pág. 186 de su Etnografía.

Candia= Nombre dado por los griegos a la isla de Creta, a cuya capital los fenicios denominaron con anterioridad Canea, por el color blanco de su greda, según planteamos en nuestra hipótesis, al analizar la raíz Can.

Candia= Nombre guanche de un barranco de La Palma.

Como vemos el pueblo guanche primitivo tuvo gran cantidad de costumbres coincidentes con el pueblo griego, lo que  apoya nuestra tesis del origen lingüístico griego de Icode, y con él, del pueblo Guanche.

                                                                                                               Pág. 63

 


FOTO-PÁG.-64-RAÍCES-CANARIAS-modif

Pág. 64