NUBES Y AROMAS

Mar de nubes que te elevas,
a acariciar mil montañas,
cubres tierras que se nievan
y su paisaje acompañas.

De lejos pareces manto
de impoluto algodón hecho,
¡Cuántos secretos se esconden
abrigados por tu lecho!

De pronto la brisa fresca,
que en el norte te divisa
se acerca a ti y te acaricia,
al ver que el Sol te hace tersa.

Los pinos y las retamas
que en la alta cumbre florecen,
su perfume te regalan,
si tus soplos estremecen.

Cual angelical princesa,
cariñosa, enamorada,
con tu rocío refrescas
al pino y a la retama.

Y  presta te irás altiva,
hacia lugares ignotos,
aguardando al nuevo día,
con sus albores y antojos.

separador-1

 

Autora: Lcda. Rosa María Ruiz Alonso, M.Sc.
Copyright. Todos los derechos reservados.