PAISAJE ICODENSE (Soneto)

Lucen tu Teide y Drago Milenario,
tus iglesias y cielo azulado,
ese hermoso Cristo crucificado,…
Son joyas que rodean tu Calvario.

Se ven tus casas con balcón canario,
los jardines de mi vergel amado,
siento el frescor del clima tan ansiado.
Eres estampa fiel, bello muestrario.

Allá en las huertas repletas de flores,
posáronse las aves en tu suelo.
Las mariposas de lindos colores,

que captaban del polen sus dulzores,
se ausentaron con mucho desconsuelo,
dejando así el lugar de sus amores.

Autor: Prof. Felipe-Elías Afonso Ruiz