PAISAJE

Geranios rojos cubrían
los extensos campos de las tierras mías,
entre lirios  y jazmines,
que en el bello valle lucían.

Pájaros multicolores volaban
sobre los paisajes floridos,
algunos hacían sus nidos
entre las  ramas caídas,
y de los claveles rojos yo percibía
el grato perfume que de ellos salía.
Más allá en el horizonte, el Sol se escondía
y en lo alto, el cielo de aves se cubría.

Yo vi la nívea Luna
aparecer en la lejanía,
para iluminar la Tierra
aquel inolvidable día.
La orilla de la costa
se cubrió de plata
mientras los niños se dormían.
Entre las flores, gotas de rocío relucían
adornando el polen
en la noche fría.

* * * * *

Autor: Prof. Felipe Elías Afonso Ruiz.
Copyright © Todos los derechos reservados.