PUPILAS ESQUIVAS

PUPILAS ESQUIVAS

Nena,
Dime:

¿Qué será lo que tienen tus pupilas,
que se muestran esquivas,
si las quiero mirar?

Y ¿por qué cuando encuentro tu mirada
cruzando con la mía,
se suele desviar?

No puedo soportar lo torturante
de tu extraña actitud.

 

Para  saber si es sólo coqueteo,
o simple ingratitud,
la luminosidad de tus luceros,
yo quiero penetrar,
y escudriñar lo que por mí tú sientes,
en su profundidad.

Quisiera preguntarles si deseas,
igual que lo que yo quiero de ti:
fundirnos en un beso fuerte y dulce,
con loco frenesí.

Tu esquivez te dibuja escurridiza,
cual las olas del mar,
y las nubes del cielo: caprichosas
se esfuman y se van.

Diles:

Que no sean ingratas, que susurren
tiernamente que sí,
pues con un no cruel, yo no podría,
no sabría vivir.

Que con diafanidad y transparencia,
se expresen siempre, con sinceridad:
en el amor, si es puro, como el nuestro,
no hay que disimular.

Dicen:

Que yo también te adoro con delirio,
aunque a veces pretenda soslayar,
y por eso, por siempre nos querremos,
hasta la Eternidad.

—————

Autor: Prof. Domingo Ruiz Guzmán.

Copyright © Todos los derechos reservados.