“A MI TEIDE QUERIDO”

Para mi esposa Lala,
quien me inspiró estos versos.

¡Cuánto te quiero mi Teide,
con tus faldas revestidas
de retamas, pinos verdes
y de praderas floridas!

¡Oh, Atlante Majestuoso,
con manto de nubes blancas,
la nieve hiela tu rostro
y arde  el fuego en tus entrañas!

Siete Hespérides te ofrecen
perfumes, frutos y miel,
mientras graciosas se mecen
en las olas a tus pies.

Cual tributo, su tesoro,
solícitos te regalan,
el Sol sus rayos de oro,
y el Cielo besos de plata.

Hasta el Drago Milenario
se yergue para admirarte,
y el pajarillo canario
su trino vuela a cantarte.

Cuando tú eras chiquitita,
te arrullaba con amor,
su brisa, que en tu cunita,
susurraba el arrorró.

Dentro del alma tú cuidas
la mayor joya canaria,
por eso nunca te olvidas
del Diamante de Nivaria.

Autor: Prof. Domingo Ruiz Guzmán.