LA ABEJA Y LA TERMITA

Autor: Domingo Ruiz Guzmán.
Etimólogo y poeta.

* * * * *

 

(El bien y el mal.)abeja para fábula

separador-1

Hay en la Naturaleza,

dos insectos admirables,

organizados, sociables

y de brillante agudeza.

Produce mucha extrañeza

su impar laboriosidad,

mostrando capacidad

de obrar con tal maestría,

que el humano no podría

igualar su habilidad

separador-1

Exhiben gran previsión,

cuando surten su despensa,

pues si la escasez comienza,

ya tienen la solución.

Con su comunicación,

de códigos misteriosos,

se informan muy  ingeniosos,

cuando encuentran alimento,

y a transportarlo, al momento,

en fila van presurosos.

separador-1

Tienen gran coincidencia,

que por lo expuesto observamos,

pero si profundizamos,

notaremos diferencia:

La abeja, con persistencia,

volando de flor en flor,

del néctar liba el dulzor,

para en sus celdas guardar,termita para fábula

y con celo elaborar

de sus mieles el sabor.

separador-1

Ayuda a polinizar

el jardín  y la floresta,

y siempre estará dispuesta

el huerto a fertilizar,

con alas para volar

hasta la fuente alejada

desde la altura avistada.

Nunca pica por instinto;

su motivo es muy distinto:

porque ha sido molestada.

separador-1

La Termita simboliza

el voraz depredador:

con su afán devorador,

la flora torna enfermiza.

A todo cuanto divisa,

ataca sin compasión,

del instinto por razón,

y sin alas para el vuelo,

anda siempre por el suelo,

repartiendo destrucción.

separador-1

Si analizamos, tenemos,

que entre los seres humanos,

aunque también son hermanos,

disparidad hallaremos,

pues en algunos veremos

que están llenos de bondad,

para dar felicidad,

y otros de hiel abundante,

que ofenden al semejante

con su pérfida maldad.
separador-1

Autor: Prof. Domingo Ruiz Guzmán.
Investigador, Etimólogo y Poeta.
Copyright. Todos los derechos reservados.


Para escuchar el poema pulse Play: