¡MUJER, ESPEJO DE LA POESÍA! “LA ROSA Y LA ESPINA”

Del camino a la vera, había una rosa,rosa-de-fuego
que al despuntar la Aurora, en la mañana,
su color irradiaba, muy lozana,
cubierta de rocío, y candorosa.

Mecida por la brisa, tan graciosa,
bajo el naciente Sol, linda y ufana,
con la caricia cálida temprana,
su perfume esparcía generosa.

Tras extender los pétalos, brillante,
su polen ofrecía, cautivante…
mas, al depredador, por pretender,

fingiendo picaflor, la miel libar,
aguda espina le habría de clavar,
y con ella su néctar proteger.

separador-1

¡Mujer, espejo de la poesía! :
eres como la flor, hermosa y bella,
y cual resplandeciente luz de estrella,
también tornas la noche en claro día.

Tú  igual regalas gracia y alegría,
al cimbrear tu cuerpo como ella,
y en premio de tus besos, dulce huella,
como polen la flor, a cambio ansías.

separador-1

Por eso, has de imitarla, como el niño,
exigiendo recíproco cariño,imagesTGQXG3IR
al modo de la rosa al picaflor :

podría ser tu corazón herido,
por Donjuán disfrazado de Cupido,
en el divino juego del amor.

separador-1

Autor: Prof. Domingo Ruiz Guzmán.
Investigador, Etimólogo y Poeta.
Copyright. Todos los derechos reservados.


Para escuchar el poema pulsar Play: