REMEMBRANZA

En la pared  de una vieja casona,
con pensiles de rico colorido,
penden flores fragantes y se asoman,
mirándose en espejo cristalino.

Tras las tapias, una prístina fuente
bordeada de rosas y jazmines,
calma la ardiente sed de mil palomas
que semejan celestes querubines.

El murmullo del agua refrescante
llega piano, cual bálsamo a mi oído,
y el soplo suave del plácido viento
acaricia mi tez, galante, altivo.

En la altura, al vaivén,  los ventanales
silban sus rumorosas melodías;
el grillo, la cigarra y el canario
a coro entonan bellas sinfonías.

separador-1
Autora:  Rosa María Ruiz Alonso.
Copyright. Todos los derechos reservados.

separador-1


Para escuchar el poema pulsar Play: